MUCHOS ESTILOS DE JUEGO

VELOCIDAD Y AGRESIÓN

VELOCIDAD Y AGRESIÓN

Una de las partes más divertidas y gratificantes de Magic tiene lugar cuando ni siquiera estás jugando: se trata de construir tu mazo. Como eres tú quien elige qué cartas hay en tu mazo, tienes el control absoluto de la estrategia que usarás y de la manera en la que quieres jugar.

Una estrategia bastante popular es la agresión despiadada, también conocida como “aggro“ . El estilo “aggro” consiste en atacar de forma rápida y constante. Es una estrategia sencilla: presiona a tu oponente desde el principio para desequilibrarlo y quítale los 20 puntos de vida antes de que se entere de lo que le ha pasado.

Para jugar al estilo “aggro”, llena el mazo de criaturas de bajo coste, aumentando así las posibilidades de lanzar una cada turno. Agrega hechizos que eliminen a las criaturas de tu oponente para allanarle el camino a tu ejército atacante. A menudo encontrarás poca oposición al comienzo del juego. ¡Aprovéchate de ello atacando tanto como puedas!

CONTROLA A TU OPONENTE

CONTROLA A TU OPONENTE

Otro estilo de mazo bastante popular es el de control . Tu estrategia con un mazo de control es sobrevivir, frustrar la estrategia de tu oponente y recuperarte al final del juego. La idea es usar hechizos que remuevan las criaturas oponentes o evitar que lleguen siquiera al campo de batalla. Frustra sus planes de batalla haciendo que descarten cartas de su mano o retrasando al ejército que ya tiene en la mesa.

Deberías incluir en tu mazo algún tipo de defensa al principio de la partida, ya que los mazos de control suelen ser más útiles ya avanzado el juego. El resto del mazo debería ofrecerte formas de resistir las distintas amenazas que tu oponente pueda lanzarte. No olvides incluir algunos pesos pesados para sentenciar la partida en cuanto controles el juego.

EFICIENCIA

EFICIENCIA

Los mazos intermedios combinan elementos de los mazos “aggro” y los de control. Estos mazos son eficientes y versátiles, capaces de adoptar una postura ofensiva o defensiva en cualquier momento. Las criaturas de un mazo intermedio suelen ser resistentes y a menudo fuerzan al oponente a utilizar varias cartas para deshacerse de ellas. En vez de centrarse en una única estrategia, los mazos intermedios están equipados para ajustarse a la situación en el campo de batalla. Para construir un buen mazo intermedio te harán falta armas y respuestas variadas que puedas usar tanto al comienzo del juego como más adelante.

COMBINACIONES FANTÁSTICAS

COMBINACIONES FANTÁSTICAS

No importa qué tipo de mazo quieras construir, siempre es bueno buscar cartas que combinen bien. Hay montones de cartas diferentes, y muchas de ellas tienen habilidades que combinadas son mucho más potentes que la suma de sus partes.

Echemos un vistazo a un par de cartas de criatura y a cómo interactúan entre ellas. La primera es el Zombie mordiente.

El Zombie mordiente tiene una habilidad bastante fuerte. Mantiene alto tu total de vidas, devora el total de vidas de tu oponente y lo normal es que las criaturas que sacrificas fuesen a morir de todas formas.

Si tienes esta carta en tu mazo, te interesa mucho agregar criaturas prescindibles. Las que tienen habilidades que se disparan al morir son especialmente buenas. Pero es incluso mejor una criatura que puedas sacrificar varias veces. Te presentamos al Muerto tenaz.

La habilidad de esta criatura de volver de entre los muertos repetidas veces es un combo perfecto para el Zombie mordiente. Puedes usarlo para bloquear a un atacante oponente, sacrificarlo para obtener una inyección rápida de vidas y repetir esta acción una y otra vez para conseguir una enorme ventaja. Magic es sin duda un juego de descubrimiento y sinergia.

Este es solo un ejemplo, ¡hay montones de combos de cartas tan emocionantes como poderosos que puedes descubrir y construir!

TU CREACIÓN ÚNICA

TU CREACIÓN ÚNICA

Uno de los aspectos más interesantes de Magic es su libertad ilimitada. Con tantas cartas y combinaciones por explorar, gran parte de la diversión consiste en descubrir tus propios mazos y usarlos para confundir a tus oponentes. Hay pocas cosas más gratificantes que jugar con un mazo que nadie ha visto antes, ¡sobre todo cuando ganas con él!

Explorar Magic a través de las distintas combinaciones y estrategias es tu siguiente paso para dominar Magic. El único límite es tu imaginación.

FORTALECE TU ESTRATEGIA

ELIGE LOS COLORES CON SABIDURÍA

ELIGE LOS COLORES CON SABIDURÍA

La primera elección que tomarás cuando construyas un mazo es la selección de colores. Las cartas de Magic abarcan cinco colores distintos y cada uno tiene sus propias ventajas, debilidades y personalidad. Tú eliges los colores que pondrán en marcha tu estrategia en la mesa.

Aunque puedes jugar con los cinco colores si lo deseas, normalmente es mejor centrarse en uno o dos. Cuantos más colores tengas, menos consistente será tu mazo en juego, mientras que centrándote en un par de colores aumentarás las posibilidades de ejecutar con éxito la estrategia de tu mazo.

Echa un vistazo a cada uno de los colores. En cuanto te hagas una idea de cómo funciona cada color, céntrate en tus dos colores favoritos para tus primeros mazos.

BLANCO: PROTECCIÓN Y EJÉRCITOS

BLANCO: PROTECCIÓN Y EJÉRCITOS

El blanco es el color del orden, la protección y la luz. La magia blanca cura y defiende, pero también puede limpiar el campo de batalla con una ola de luz purificadora. Tiene acceso a enormes ejércitos de ángeles, caballeros y campeones que te ayudarán a controlar el campo de batalla.

Cuando juegues con el blanco, podrás invocar un enorme ejército y protegerlo del daño con poderosos hechizos y habilidades. Podrás ganar vida y anular los esfuerzos de tu oponente mientras envías a tus fuerzas para acabar con él. Tus criaturas son tu mejor defensa, así que no tienes que preocuparte tanto por el ataque de las criaturas de tu oponente.

Puede que el blanco sea el color de la defensa, ¡pero puede dar un buen golpe!

AZUL: ENGAÑO Y MANIPULACIÓN

AZUL: ENGAÑO Y MANIPULACIÓN

El azul es el color del engaño, la lógica y las ilusiones. La magia azul evade y engaña, pero también puede ser la fuente de un conocimiento sin fin. Puede invocar enormes criaturas de las profundidades de los océanos o un ejército volador de las nubes.

Cuando juegues con el color azul, podrás manipular tanto tu mazo como el del oponente en tu propio beneficio. Robarás un montón de cartas adicionales. Podrás anular las criaturas de tu oponente antes siquiera de que lleguen a la mesa y asegurarte de que sus hechizos fallan. Gobernarás los cielos invocando todo tipo de criaturas voladoras y, como el oponente lo tendrá más difícil para bloquearlas, podrás sobrevolar a sus defensores para alcanzar la victoria.

El azul consiste en frustrar los planes de tu oponente mientras allanas el camino hacia la victoria.

NEGRO: MUERTE Y PODER

NEGRO: MUERTE Y PODER

El negro es el color de la muerte, la ambición y la oscuridad. La magia negra puede reanimar a los muertos, provocar la locura y absorber la vida de los seres vivos. Puede invocar vampiros, zombies, demonios y una horda de otros seres sombríos e impuros para que cumplan tu voluntad.

Cuando juegues con el negro, podrás destruir a las criaturas de tu oponente y, a veces, traerlos de entre los muertos para que luchen a tu lado. Obligarás a tu oponente a descartar cartas de su mano, neutralizando sus fuerzas antes de que pueda usarlas contra ti. Tu ejército tendrá una mezcla de muertos vivientes muy resistentes y horrores difíciles de bloquear, así como las criaturas que hayas sacado de tu cementerio o del de tu oponente.

La magia negra hará cualquier cosa para ganar poder, sin importar el coste.

ROJO: FUEGO Y EMOCIÓN

ROJO: FUEGO Y EMOCIÓN

El rojo es el color de la libertad, la emoción y el impulso. Utiliza fuego y rayos para destruir a sus enemigos y terremotos para abrir la mismísima tierra. El ejército rojo puede ser rápido y temerario, pero también tiene acceso a enormes dragones que pueden sobrevolar y devorar a los enemigos.

Cuando juegues con el color rojo, causarás daño a cualquier cosa que esté en tu camino: criaturas enemigas, Planeswalkers enemigos e incluso a tu propio oponente. Podrás romper sus artefactos y devastar sus tierras. Invocarás una horda de trasgos rápidos como el rayo o cubrirás los cielos con gigantescos dragones.

La magia roja no es sutil ni limpia. Es simplemente fuerza en estado puro.

VERDE: NATURALEZA Y VIDA

VERDE: NATURALEZA Y VIDA

El verde es el color del crecimiento, el instinto y la naturaleza. La magia verde puede crear criaturas enormes a partir de otras más pequeñas, inundar el campo de batalla con maná y dar caza a las criaturas enemigas. El ejército verde está lleno de depredadores feroces, poderosas bestias y otros habitantes del bosque.

Cuando juegues con el color verde, siempre tendrás acceso al maná que necesitas para llevar a cabo tus planes. Tus hechizos potenciarán a tus criaturas y las mantendrán en el campo de batalla incluso cuando parezca que están perdidas. Tu ejército estará lleno de grandes y resistentes monstruosidades que golpearán a tu oponente hasta cuando las bloqueen.

La magia verde toma el control de las fuerzas de la naturaleza y las lanza contra tu oponente.

CÓMO CONSTRUIR UN MAZO

PARTES DE TU MAZO

PARTES DE TU MAZO

Ahora que te has hecho una idea de la variedad de mazos que puedes construir, así como de los diferentes colores de Magic , ¡es hora de dar el salto y construir un mazo!

Cuando pienses en el mazo que quieres construir, es importante tener en cuenta algunas cosas:

¿Cuál es la estrategia básica del mazo?
¿Cómo ganará el mazo?
¿Cómo se enfrentará el mazo a las amenazas del oponente?
¿Cómo funcionará el mazo contra un mazo más rápido (un “aggro”)?

No necesitas respuestas detalladas. Solo son cosas a tener en cuenta cuando reúnas las cartas para el mazo.

Construir tu propio mazo es sin duda una de las experiencias más gratificantes que ofrece Magic , ¡así que elige las cartas y diviértete!

COMBINA TUS COSTES DE MANÁ

COMBINA TUS COSTES DE MANÁ

Al elegir las cartas para tu nuevo mazo, comprueba siempre sus costes de maná. Cuanto más maná cuesta una carta, más poderosa es... pero eso también significa que no podrás usarla hasta más adelante en el juego. Tienes que asegurarte de tener varios costes de maná en el mazo.

Una forma fácil de pensar en el coste de maná es con los turnos del juego: el coste de maná de una carta es más o menos el número de turnos que tendrán que pasar para que puedas usarla. Por tanto, si un dragón cuesta seis manás, no te será de ninguna utilidad hasta el sexto turno, mientras que un simple trasgo de un maná puedes usarlo de inmediato.

Esto significa que puedes llenar el mazo de cartas de coste seis, pero si lo haces, no tendrás nada que hacer durante los cinco primeros turnos del juego. Si tu oponente ha estado lanzando hechizos e invocando a criaturas durante ese tiempo, tendrás serios problemas incluso si consigues invocar a tu enorme criatura.

 

De igual manera, un mazo lleno de cartas de coste uno puede ser muy agresivo, pero al llegar el final del juego, tus hechizos baratos no se podrán comparar con los pesos pesados de tu oponente. Equilibrar las cosas es sin duda la mejor forma de jugar.

Para asegurarte de que tienes una combinación efectiva, es muy útil distribuir las cartas que has elegido en montones por coste de maná: todas las cartas que cuestan un maná en un montón, las de dos manás en otro, y así sucesivamente.

Cuando lo hayas hecho, será evidente si tienes demasiadas cartas de coste alto. Por regla general, las cartas que cuestan de uno a cuatro manás deberían superar en número a las que cuestan cinco o más. Aunque algunos mazos pueden funcionar ignorando esta regla, suele ser un buen comienzo.

Si ves que tu mazo es demasiado “costoso”, echa un vistazo a las cartas más caras y decide si deberías conservarlas en el mazo. A veces, la mejor decisión que tomes será qué cartas no incluir.

¿QUÉ CARTAS PUEDO USAR?

¿QUÉ CARTAS PUEDO USAR?

Una de las partes más divertidas de jugar a Magic tiene lugar cuando por fin pones a prueba tu nuevo mazo contra otros jugadores de Magic . Para estar seguros de que todo el mundo juega al mismo nivel, se ha desarrollado una colección de reglas estandarizadas para la construcción de mazos. Muchos jugadores usan por defecto estas reglas para construir cualquier mazo, ya sea por diversión o para competir.

La primera regla es que el mazo debe incluir al menos 60 cartas. Tu mazo puede tener tantas cartas como quieras, pero debes tener al menos 60. Desde un punto de vista estratégico, te interesa mantener el número de cartas de tu mazo tan cerca de las 60 como sea posible, ya que eso aumenta su consistencia.

We use cookies on this site to enhance your user experience. By clicking any link on this page or by clicking Yes, you are giving your consent for us to set cookies. (Learn more about cookies)

No, I want to find out more