Los Sultai y las estrategias con el cementerio

Posted in Latest Developments on 6 de Febrero de 2015

By Sam Stoddard

Sam Stoddard came to Wizards of the Coast as an intern in May 2012. He is currently a game designer working on final design and development for Magic: The Gathering.

Estamos en la Semana Sultai y eso significa que vamos a hablar sobre el aspecto más característico de este clan: su extraña obsesión por la fruta.

Qué raro, ¿no?

Bueno, pues eso es todo lo que quería comentar sobre el tema, así que me sobra bastante texto para seguir escribiendo. Supongo que ahora os hablaré sobre el otro rasgo principal de los Sultai: su capacidad para sacar partido al cementerio. Voy a repasar la historia de nuestros métodos para usarlo y los motivos por los que lo hacemos así.

Estrategias con el cementerio

El cementerio ha estado haciendo un trabajo duro desde los inicios de Magic. Incluso en Alpha, el descanso en ese lugar no era tan eterno. La primera colección de Magic ya contaba con Animar a los muertos, el Regrowth, la Sombra del submundo e incluso el Timetwister, y casi todas las colecciones posteriores incluyeron algún efecto relacionado con el cementerio. El Vientoligero fue nuestra primera "colección del cementerio", pero no se trató ni mucho menos de la última. Los bloques como Odisea e Innistrad le dieron protagonismo, y también fue un elemento clave del gremio Golgari, Grixis y el clan Sultai, en colecciones donde el cementerio no era tan relevante de por sí.

¿Y sabéis por qué? Muy sencillo: porque el cementerio funciona. Para empezar, el nombre viene como anillo al dedo a la temática de fantasía. Además, la capacidad para aprovechar las cartas ya usadas brinda muchas posibilidades al sistema de juego. Gracias al cementerio, el oponente no puede estar seguro de que nuestras cartas se hayan ido de la partida. Por otro lado, si tenemos una carta que funciona como auténtico eje del mazo, podemos seguir aprovechándola si nos la descartan, contrarrestan, destruyen o deckean.

A dos metros bajo tierra

Cuando elaboramos mecánicas, nos gusta que ocupen un espacio de diseño que ofrezca variedad. El cementerio no es una mecánica en sí, pero nos sirve como lienzo para crear muchas. Al diseñar mecánicas, nos aseguramos de que haya margen suficiente para usarlas tanto en su colección de debut como en expansiones venideras. Siempre procuramos no agotar todo el espacio de diseño en una colección, porque más adelante querremos crear cartas nuevas que no resulten demasiado similares a las antiguas. También tenemos cierto margen para retomar de vez en cuando las mecánicas de Visión del futuro, pero no deberíamos limitarnos a eso. Reservar espacio para nuevas estrategias nos permite sorprender a los jugadores en el futuro.

A continuación, voy a hablaros sobre varias formas de usar el cementerio, que nos sirven para elaborar mecánicas y aportar diversas estrategias al juego.

El cementerio como almacén

Todo un clásico. A veces, lo mejor del cementerio es utilizarlo para guardar nuestras mejores herramientas. Retrospectiva y desenterrar seguramente sean las mecánicas más representativas de esta función. Dragar intentó hacer lo mismo, pero resultó que lo más eficaz de las cartas eran los números del coste de dragar, en vez de... bueno, de las habilidades de las propias cartas. Aunque algunas cartas tenían efectos interesantes, como la Ráfaga oscura y la Vida desde el barro, la gente decía que los números habían estropeado su potencial. Pero bueno, me estoy desviando del tema.

La ventaja de utilizar el cementerio a modo de cajón es que nos permite crear cartas que funcionan realmente bien por sí mismas, y vosotros podéis utilizar estrategias de autodeckeo y disponer igualmente de esas cartas. El Desove arácnido es la carta más emblemática de este tipo en Limitado. Lo mejor de ese conjuro es que ni siquiera hace falta robarlo, y que los efectos de autodeckeo lo inflan e incluso facilitan llegar a lanzarlo.

La desventaja de esta cualidad del cementerio es, precisamente, que no hace falta robarse las cartas, lo cual reduce bastante el factor aleatorio del juego. Creemos que Magic necesita una buena dosis de azar y, casi siempre, robar una carta por turno nos ayuda bastante a otorgársela. Por eso, procuramos que no haya cartas competitivas con factores muy aleatorios, como lanzar una moneda y otros efectos al azar.

De hecho, este es el segundo motivo por el que no funcionó la mecánica de dragar. Aunque podríamos haber puesto "dragar 1" en todos los hechizos y evitar la sensación de "¡madre mía, este mazo está rotísimo!", la experiencia de juego seguiría siendo repetitiva. En cuanto hay algunas cartas de dragar en el cementerio, surgen demasiadas situaciones en las que es mejor recuperar una de ellas, en vez de robar una carta al azar, por lo que el factor aleatorio se reduce. Queremos que los jugadores tengáis formas de reducir el componente de azar, pero si nos excedemos, el juego saldrá perjudicado.

Creo que seguiremos utilizando mecánicas que aprovechen esta cualidad del cementerio (al fin y al cabo, la retrospectiva es una de nuestras mejores mecánicas de todos los tiempos), pero ahora lo haremos con una mejor perspectiva y con mucha más experiencia. Me parece que la retrospectiva funcionó de maravilla en Innistrad y espero que la siguiente colección que use una mecánica similar resulte igual de divertida y eficaz... siempre y cuando se exilien las cartas después, para no correr riesgos.

El cementerio como instrumento de medición

Cómo no, la carta más famosa de esta categoría es el Tarmogoyf, pero hay mecánicas que tienen un efecto similar, como la de umbral. La idea es que existan cartas que ganen eficacia conforme avance la partida. Podrían hacerlo de forma directa (preguntádselo a cualquier lhurgoyf), o podrían hacerlo por momentos (como la Bestia krosana), pero la idea es la misma: estas cartas deben volverse mejores de forma natural con el desarrollo constante de la partida.

Lo bueno de utilizar el cementerio como instrumento de medición es que nos ayuda a utilizar las mejores cualidades de las mecánicas como estímulo, pero sin los costes adicionales. De esta forma, podemos imprimir cartas que mejoran a partida avanzada, las cuales suelen parecernos muy divertidas. Eso nos permite crear muchas más cartas que resulten útiles en cualquier etapa de la partida, o que al menos den lugar a dilemas del tipo "lanzo esto ahora para seguir en curva o espero y le saco todo el jugo después", como el caso del Kavu Titán.

Lo difícil es dar con el equilibrio adecuado entre los diversos estados de las cartas. Por ejemplo, el Tarmogoyf resulta un pelín eficaz de más en los formatos con cartas para inflarlo fácilmente, y eso que solo es una diferencia de un par de puntos de fuerza y resistencia. En cambio, otras cartas que eran desmedidas en el pasado, como el Hombre oso, probablemente serían viables hoy en día. La cuestión es si seríamos capaces de elaborar suficientes cartas así para crear una colección inspirada en ellas, y si resultaría tan divertida como pretenderíamos.

Otra dificultad de utilizar el cementerio como vara de medir es ajustar las cartas de cara a Limitado y Construido. Imaginemos una versión de las Flamas tribales que, en vez de contar los tipos de tierra, contase los tipos de carta en los cementerios, y que siguiese costando 2 manás. En Limitado, no tendría suficiente chispa, porque no destruiría nada hasta el cuarto o el quinto turno y rara vez pegaría de más de 3 hasta que la partida estuviese muy avanzada, e incluso eso dependería de los tipos de descarte, sacrificio de tierras y auras de la colección. En cambio, en Estándar podría pegar de 4 o 5 sin despeinarse.

El cementerio como recurso

La mecánica sultai, excavar, es un ejemplo de una mecánica que utiliza el cementerio como recurso; en este caso, para reducir los costes de nuestros hechizos. Si nos fijamos en Kans de Tarkir, incluimos cartas como la Maquinación de Taigam para que los jugadores pudiesen quemarse muchas cartas en el segundo turno y luego lanzar una Carroñera sultai o incluso un Demonio de la necrópolis en el tercero.

Este no es el único tipo de cartas que usan el cementerio como recurso. Por ejemplo, el Psiqueatog puede comerse lo que haya en él. En cualquier caso, creo que este es el aspecto menos explorado en nuestras mecánicas, aunque en el pasado creamos muchas cartas sueltas que hacían esto. Fijaos en los Grave Robbers, que se remontan a The Dark: estos tíos exiliaban cartas del cementerio para conseguir otro recurso. Parecen los primos mayores y obsoletos del Chamán rito mortal, pero bueno, el caso es que siempre ha habido cartas que utilizan el cementerio para habilitar otros efectos. En Fallen Empires, teníamos el Suelo nocturno, y poco después empezamos a lanzar la Vorágine de oscuridad por el ínfimo coste de exiliar tres cartas negras del cementerio.

El riesgo intrínseco de usar el cementerio como recurso es que se pueden poner muchas más cartas en él que en ninguna otra zona, y a un ritmo acelerado. Los mazos de dragar resultan peligrosísimos en todos los formatos donde son legales, porque las cartas con dragar 5 o 6 permiten lanzar cartas muy caras con excavar en el segundo o el tercer turno. Si hubiese una carta con excavar que dijese "20B: Ganas el juego", en Modern sería posible (aunque difícil) lanzarla en el segundo turno. Equilibrar este tipo de cartas es muy difícil (sirvan como ejemplo las recientes prohibiciones del Crucero del tesoro y el Hurgar en el tiempo en varios formatos), y esto también puede llevarnos a elaborar cartas poco arriesgadas que no resulten divertidas o no interesen a nadie.

Otras formas de sacarle tajada

Los métodos anteriores son las formas principales para aprovechar el cementerio, pero hay más cartas que lo usan de formas distintas, y creo que también le encontraremos nuevas aplicaciones más adelante. Como he dicho al principio, siempre buscamos la manera de diseñar mecánicas nuevas que también se puedan reutilizar en colecciones venideras. Estoy seguro de que lograremos dar protagonismo al cementerio cada pocos años y lograr que esas colecciones resulten novedosas, pero sin agotar todo el espacio de diseño.

Eso es todo por esta semana. Volved a leerme el próximo viernes, en el que hablaré sobre el desarrollo de la mecánica de manifestar.

Hasta la próxima,

Sam (@samstod)

Latest Latest Developments Articles

LATEST DEVELOPMENTS

29 de Abril de 2016

Días del futuro futuro: Sombras sobre Innistrad by, Sam Stoddard

Hola y bienvenidos a una nueva edición de Días del futuro futuro, la sección de Latest Developments en la que comparto con vosotros algunas de las listas de mazos de la FFL. Hoy es el tur...

Learn More

LATEST DEVELOPMENTS

22 de Abril de 2016

Preguntas frecuentes sobre la FFL by, Sam Stoddard

Cuando publicamos nuevas colecciones, me gusta compartir con vosotros las listas de mazos de nuestra Future Future League, que a menudo generan muchas dudas. "¿Por qué usabais tal carta? ...

Learn More

Artículos

Artículos

Latest Developments Archive

¿Quieres más? Explora los archivos y sumérgete en miles de artículos sobre Magic escritos por tus autores favoritos.

See All