El banquillo

Posted in Level One on 31 de Mayo de 2016

By Reid Duke

Over the span of the last nineteen years, since he was five years old, Reid has been a player, a deck builder, a collector, and a lover of the Magic world. Today, he’s a full-time professional Magic player and writer.

En Level One, Reid Duke explica los principios básicos de Magic. Esta columna se publicó el año pasado en inglés y ahora la hemos traducido para acercarla al resto de jugadores de otros idiomas. ¡Que la disfrutéis!


Es fácil explicar a quienes no conocen Magic que los mazos contienen 60 cartas y que solo se pueden llevar como máximo cuatro copias de cada una (excepto de las tierras básicas, claro). Lo que resulta un poco más difícil es enseñarles que también se utilizan 15 cartas adicionales que no forman parte del mazo. Y más difícil aún es lograr que entiendan la importancia de esas cartas y lo esencial que es saber escogerlas.

Los enfrentamientos en torneos suelen jugarse al mejor de tres. En la primera partida, los dos jugadores utilizan sus mazos principales; es decir, las 60 cartas de base con las que empezarán a jugar cada enfrentamiento. Después de la primera partida, los jugadores pueden usar cualquiera de las 15 cartas de su banquillo para sustituir cartas del mazo y mejorarlo de cara a la siguiente partida.

Técnicamente, es legal jugar con mazos de más de 60 cartas, pero los mazos siempre deben tener como mínimo 60 cartas y el banquillo puede contener como máximo 15 cartas (excepto en Limitado. Si queréis saber cómo funciona el banquillo en esos formatos, echadle un vistazo a este artículo).

Los banquillos pueden dar torneos. Como las cartas de banquillo son más especializadas (están pensadas para cumplir funciones específicas o para usarse contra ciertos mazos), suelen ser nuestras herramientas más poderosas. A veces, banquillear puede ser el factor más decisivo para determinar cómo rendirán dos mazos en un duelo. Preparar y usar bien el banquillo es crucial para llegar lejos en los torneos.

Veamos algunas de las cosas que nos puede proporcionar el banquillo.

RESPUESTAS CONTRA AMENAZAS

El banquillo sirve para mejorar nuestro mazo contra ciertas estrategias. ¿Qué forma más sencilla hay de lograrlo que incluir en él las respuestas perfectas contra las amenazas del oponente?

Un ejemplo clásico son las cartas de banquillo que destruyen artefactos o encantamientos. Excepto en circunstancias extremas, los jugadores prefieren no incluir hechizos como Hacer añicos en su mazo principal, porque serán cartas muertas (inútiles) contra ciertos oponentes. Sin embargo, Hacer añicos es una buena carta de banquillo contra un mazo que dependa mucho de los artefactos, como el que veremos hacia el final del artículo.

De forma similar, si el oponente utiliza muchos encantamientos, conviene que metamos en el mazo más respuestas contra ellos. En cambio, si lo que nos preocupa es que nos ganen con una horda de criaturas de coste bajo, a lo mejor nos interesa banquillear algún limpiamesas como la Podredumbre. Y si vemos que la mayor amenaza del oponente es un hechizo devastador, puede que Negarlo sea nuestra mejor opción.

El banquillo nos da acceso a herramientas mejores para cada tarea. Por tanto, la primera partida debe servirnos para analizar cuál es "la tarea" de cada enfrentamiento.

AMENAZAS ADICIONALES

La otra cara de la moneda es utilizar el banquillo para encontrar nuevas amenazas que causen problemas al oponente (o eso esperamos). Hay varias formas diferentes de conseguirlo.

Para empezar, puede que simplemente añadamos más amenazas, con la intención de abrumar las defensas del rival. Por ejemplo, imaginad que nos enfrentamos a un mazo de control con muy pocas criaturas. En ese caso, podremos sustituir nuestros hechizos de anulación de criaturas (que serán cartas muertas) y aumentar nuestro volumen de amenazas, lo que debería resultar tremendamente útil.

Otra opción sería mejorar nuestra selección de amenazas. Por ejemplo, el Caminante lomohangar nos ofrece un poco más de resistencia contra los limpiamesas, mientras que una baraja de trasgos puede banquillear algunos Exploradores subterráneos contra un mazo cargado de muros. El banquillo sirve para optimizar nuestro mazo contra el del oponente, y las pequeñas mejoras como estas pueden ser muy importantes.

Aun así, lo más habitual es que recurramos al banquillo para diversificar nuestras amenazas. La idea es meter en el mazo nuevas amenazas contra las que el oponente no pueda responder de forma eficaz. Cuantos más ángulos de ataque tengamos, mejor preparados estaremos para atravesar las defensas del adversario. Una novedad interesante para los banquillos de los mazos rojos es el Vórtice fundido. Las barajas de control intentarán frenarlos destruyendo sus criaturas y contrarrestando sus chispas. Sin embargo, tendrán muchos problemas para detener los estragos de un Vórtice fundido en una partida larga.

En general, los Planeswalkers y otras amenazas que no sean criaturas son cartas de banquillo excelentes contra mazos lentos.

CARTAS DE ODIO

Conseguir respuestas y amenazas adicionales son formas versátiles de utilizar el banquillo. Durante un torneo largo, es probable que recurramos con frecuencia a esas cartas, porque ofrecerán pequeñas mejoras contra muchos oponentes. Sin embargo, otro enfoque es llenar el banquillo con cartas de odio, o cartas que son increíblemente eficaces neutralizando (odiando) un mazo, un color o una estrategia específica.

Por ejemplo, los Orbes de protección nos harán casi intocables contra los mazos de daño directo. La Venganza de Gaia es una pesadilla para los mazos de control con hechizos de permiso y removal selectivo. La Arrogancia funesta es demoledora contra mazos de rampeo, como el Green Devotion.

Por regla general, cuanto más extrema sea una estrategia, más fácil será banquillear contra ella. Un mazo de criaturas pequeñas puede quedarse temblando tras un limpiamesas de coste bajo como la Podredumbre. Un mazo de combo puede venirse abajo si le arrebatan una de sus piezas clave.

Si vemos que nos sobra algún hueco en el banquillo, es muy buena idea buscar cartas de odio eficaces contra los mazos más populares del momento, porque eso nos dará una ventaja considerable cuando participemos en torneos. Quizá no lleguemos a usarlas con tanta frecuencia como otras cartas más versátiles, pero a veces pueden inclinar la balanza muy a nuestro favor por el precio modesto de un hueco o dos en el banquillo.

LOS BANQUILLOS DE TRANSFORMACIÓN

Lo más interesante de banquillear es que se hace en secreto. La mayoría del tiempo, el oponente no sabrá qué cartas tenemos en el banquillo, y mucho menos cuáles vamos a utilizar en la segunda partida. Eso significa que a veces tendremos la oportunidad de sorprenderle utilizando una estrategia con la que no contaba o contra la que no estaba preparado.

Un ejemplo sencillo sería el de transformar una baraja de control con muy pocas criaturas en el mazo principal. Si el oponente cree que le conviene quitar sus hechizos de anulación de criaturas y nosotros metemos unas cuantas criaturas más, como Jace, prodigio de Vryn o el Caminante lomohangar, quizá obtengamos una victoria fácil.

Por el contrario, una baraja jeskai agresiva podría transformarse en una versión más de control tras banquillear Terminar con las hostilidades, Elspeth, campeona del sol y Hurgar en el tiempo. Ese cambio pillaría por sorpresa a los oponentes que decidan banquillear más removal y ganancia de vidas después de ver la versión inicial.

Los banquillos de transformación pueden ser divertidos e impresionantes cuando funcionan bien, pero lo recomendable es utilizarlos solamente como último recurso. Al fin y al cabo, el banquillo sirve para optimizar nuestro mazo, no para intentar jugar usando dos estrategias incompatibles.

CÓMO PREPARAR EL BANQUILLO

Preparar el banquillo es una tarea tan difícil e importante como construir el mazo principal. Aun así, os digo por experiencia propia que mucha gente no le da tanta importancia como merece.

El mazo total

Puede resultar muy difícil preparar un banquillo con las 15 cartas perfectas. Una forma de iniciar este proceso es utilizar el método del mazo total (o "elephant method"). Zvi Mowshowitz, legendario constructor de mazos y miembro del Salón de la Fama del Pro Tour, define este sistema de la siguiente forma:

"Consiste en escribir listas adecuadas para todos los enfrentamientos y luego seleccionar cartas de ellas hasta obtener una lista de 75, para después decidir cuáles serán las 60 del mazo principal y las 15 específicas para el banquillo".

Con el método del mazo total, consideramos que el mazo es un conjunto de 75 cartas. En primer lugar, debemos valorar cómo funcionará el mazo después de banquillear contra todos los oponentes a los que esperamos enfrentarnos. A continuación, debemos comprobar qué cantidad de cartas es la adecuada para reemplazar en cada enfrentamiento. Por último, construiremos nuestro mazo y nuestro banquillo en función de los puntos anteriores. En resumen, debemos pensar en el entorno en general, y el banquillo es tan importante para él como el mazo principal.

El exceso de banquilleo

Un error muy común es el de banquillear en exceso. Es peligroso recurrir a demasiadas cartas del banquillo y poner en peligro la estrategia original del mazo. Cuando banquilleemos, tenemos que prestar atención a la cantidad de criaturas, la curva de maná y otros detalles importantes del mazo.

Por ejemplo, si estamos jugando con un mazo aggro, quizá tengamos un problema si sustituimos seis criaturas por seis cartas de respuesta. ¡Así estaríamos perdiendo el potencial agresivo por el que habíamos decidido usar el mazo!

De forma similar, si tenemos una baraja de control y nos enfrentamos a un mazo aggro, quizá nos planteemos reemplazar una carta de robo como la Lectura de huesos, sobre todo si tiene un coste de vidas. Desde luego, quizá no sea una de las "mejores cartas" para ese enfrentamiento, pero necesitamos conservar cierta densidad de cartas eficaces a partida avanzada si queremos ganar. Muchas veces, yo mismo he cometido el error de banquillear demasiados hechizos de anulación de coste bajo y he perdido partidas por inundarme de maná y quedarme sin recursos a partida avanzada. La Lectura de huesos podría ser tan importante para la estructura del mazo como para conservarla incluso ante un oponente que presione nuestro total de vidas.

Un ejemplo práctico

Veamos cómo plantea el banquillo Mike Sigrist, jugador del año en la temporada 2014-2015. He aquí su interesante mazo Blue-Red Ensoul Artifact, con el que logró el segundo puesto en el Pro Tour de Magic Orígenes.

Blue-Red Ensoul Artifact, de Mike Sigrist

Download Arena Decklist

Lo primero que os llamará la atención es que el señor Sigrist tenía un mazo muy especializado, por lo que el riesgo de banquillear en exceso era elevado. Si reemplazaba demasiados artefactos de coste bajo, sus Artefactos animados perdían eficacia. Si ralentizaba el ritmo y se volvía demasiado defensivo, no conseguía dejar a los oponentes a tiro de las Ráfagas de metralla.

Por tanto, el banquillo de Mike contenía cartas que respondían a sus problemas. Asar es excelente contra mazos verdes con criaturas como la Cazadora de Krufix, el Rinoceronte de asedio o el Elemental susurramadera. La Grieta sísmica ofrece defensa contra las hordas de criaturas e incluso se puede considerar que es una carta de odio contra barajas monorrojas. El Golpe altanero es eficaz contra cualquier mazo lento y cargado de hechizos costosos.

Es importante destacar que, cuando Mike banquilleaba esas cartas, era para mejorar los recursos reactivos de su mazo principal (la Negación terca o el Daño colateral) o para hacer solo pequeños ajustes aquí y allí. Una de sus máximas prioridades era conservar en todo momento la estructura y la curva de maná del mazo, procurando que funcionase a pleno rendimiento incluso después de banquillear.

Los tres últimos huecos de su banquillo los ocupaba la Red de espionaje tóptera, que servía para diversificar y mejorar sus amenazas en duelos donde necesitara un poco más de potencia a partida avanzada. Los mazos como el Abzan Control y el Blue-Black Control jugaban a la defensiva, ralentizaban la partida y obtenían ventajas poco a poco. Contra ellos, la Red de espionaje tóptera hacía que su plan pareciera absurdo, porque Sigrist enterraba a los oponentes bajo una montaña de ventaja de cartas.

La práctica con el banquillo

A veces, un enfrentamiento entre dos mazos después de banquillear no se parece en nada a la primera partida. En esos casos, es conveniente saber cómo pueden desarrollarse las partidas antes de vernos en esa situación en pleno torneo.

Como sucede con muchos aspectos de Magic, no hay una receta secreta para construir un banquillo perfecto. La clave es prestarle la atención que se merece y no improvisarlo la misma mañana de un torneo. Cuando yo me preparo para una competición, casi siempre practico utilizando el banquillo. Si no tenéis esto por costumbre o solo le dedicáis una pequeña parte de vuestro tiempo, os recomiendo que replanteéis vuestro método de preparación y deis más importancia al banquillo. Tener un buen banquillo y saber cómo usarlo puede suponer una gran diferencia.

 

Latest Level One Articles

Level One

3 de Julio de 2018

Los fundamentos de la ventaja de cartas by, Reid Duke

Se dice que, en la vida, solemos conseguir aquello por lo que pagamos. El coste de pagar un hechizo La semana pasada, afirmé que el maná es uno de los recursos básicos de Magic. Lanzar ...

Learn More

Level One

3 de Julio de 2018

Los fundamentos del maná by, Reid Duke

Prácticamente todas las partidas de Magic empiezan de la misma forma: un jugador pone una tierra en mesa. El maná es el comienzo de todo. Se trata de uno de los recursos más básicos e imp...

Learn More

Artículos

Artículos

Level One Archive

¿Quieres más? Explora los archivos y sumérgete en miles de artículos sobre Magic escritos por tus autores favoritos.

See All