Las inversiones

Posted in Level One on 2 de Febrero de 2016

By Reid Duke

Over the span of the last nineteen years, since he was five years old, Reid has been a player, a deck builder, a collector, and a lover of the Magic world. Today, he’s a full-time professional Magic player and writer.

En Level One, Reid Duke explica los principios básicos de Magic. Esta columna se publicó el año pasado en inglés y ahora la hemos traducido para acercarla al resto de jugadores de otros idiomas. ¡Que la disfrutéis!


Magic puede ser un juego rápido y despiadado. Normalmente, nos interesa que nuestras cartas tengan cuanto antes el mayor impacto posible en una partida. Sin embargo, algunas de las cartas más poderosas del juego requieren que hagamos una inversión; en otras palabras, debemos gastar recursos a cambio de obtener una recompensa más tarde. Hoy vamos a hablar sobre el concepto de las inversiones y luego os revelaré una carta de Dragones de Tarkir y una mecánica que podría ser muy importante en los próximos meses.

El valor actual descontado

Una de las cosas más importantes que aprendí cuando estudié Economía en la universidad fue un concepto denominado "valor actual descontado". Después de leer páginas y páginas de ecuaciones y de asistir a clases soporíferas, aprendí lo que mis profesores podrían haber explicado con una sencilla frase: "El dinero que tengas hoy en tu bolsillo vale más que esa misma cantidad al día siguiente".

Si tengo dinero hoy, puedo invertirlo o comprar algo que me guste, como un sobre de cartas de Magic. Si gasto esa misma cantidad de dinero al día siguiente, tendré un día menos para aprovechar mi inversión, o para disfrutar de mis cartas de Magic.

El concepto del valor actual descontado también es relevante en Magic. Un mismo efecto, como el de poner una criatura 2/2 en juego, vale mucho más al principio de la partida que la premisa de aprovecharlo después. Al igual que cuando invertimos dinero, podemos usar esa criatura 2/2 (o la carta que hayamos jugado) cuanto antes para tratar de ganar la partida. Las ventajas pueden generar más ventajas, como un efecto "bola de nieve": es mucho más difícil remontar una partida que conservar la ventaja después de haber tomado la delantera al principio.

Existe el riesgo de que las partidas se decidan (o incluso concluyan) antes de que un jugador tenga la oportunidad de utilizar sus efectos lentos a partida avanzada. Por tanto, las cartas que influyen pronto en una partida tienen una cualidad positiva, mientras que las cartas que tardan en influir en ella presentan una gran desventaja.

Esto no significa que tengáis que quemar todos vuestros recursos inmediatamente cuando juguéis a Magic ni que debáis derrochar vuestro dinero en cuanto terminéis de leer este artículo. Lo que quiero decir es que debéis recordar que las esperas tienen un precio y que es importante encontrar el equilibrio adecuado entre forzar la acción y tener paciencia.

Ilustración de Tomasz Jedruszek

Las inversiones y el tempo

En el contexto de Magic, el concepto de las inversiones se engloba en el marco del tempo. Recordad que el tempo se basa en la presencia en mesa y en tomar la delantera respecto al oponente (o en no quedarse atrás). Por tanto, las cartas que requieren una inversión previa y no tienen un impacto inmediato son malas para el tempo y ofrecen al oponente un margen de maniobra para que saque más ventaja.

Cuando usemos ese tipo de cartas, nuestro objetivo será prolongar la partida el tiempo suficiente para cosechar los beneficios de nuestra inversión, que entonces quizá nos ayuden a volver las tornas.

Desde el punto de vista del tempo, el lado positivo de las inversiones es que a veces nos permiten realizar un gasto de maná eficiente. Utilizar el maná de la forma más eficiente posible es otro aspecto importante del tempo, y las inversiones pueden rendir bien en ese sentido. Algunas cartas requieren una inversión de maná inicial, pero luego tienen un impacto gratuito durante todos los turnos restantes de las partidas. Esas cartas acarrean una desventaja de tempo en el turno en el que las usamos, pero si las partidas se prolongan lo suficiente, los beneficios pueden compensar con creces.

Veamos un ejemplo.

Los Asedios

Asedio a la ciudadela, Asedio al monasterio, Asedio al palacio, Asedio al destacamento y Asedio a la frontera

Los Asedios de Destino reescrito son perfectos como ejemplos de cartas que requieren una inversión. Estos encantamientos tienen poco impacto en el turno en el que los lanzamos (o ninguno en absoluto), pero proporcionan una ventaja tremenda a medida que las partidas se prolonguen.

Fijémonos en el modo "kans" del Asedio al destacamento. En muchos mazos, ese efecto sería como robar una carta extra todos los turnos. Durante una partida larga, el encantamiento podría llegar a proporcionarnos diez cartas adicionales y una ventaja tan grande que sería casi imposible perder. No obstante, en una partida corta, quizá robemos solo una o dos cartas adicionales (o ninguna), así que la inversión de cuatro manás del Asedio al destacamento no habrá merecido la pena. Así es la naturaleza de este concepto y por eso es tan difícil dominarlo.

Entonces, ¿el modo "kans" del Asedio al destacamento es bueno o no? Eso depende mucho de cómo sea el tempo de nuestro mazo, del formato y del rival contra el que juguemos. Las dos preguntas más importantes son estas: "¿cuánto puede que dure la partida?" y "¿cuál es el coste de gastar cuatro manás en el cuarto turno?". En otras palabras, es lo mismo que realizar una inversión en el mundo real. ¿Cuánto vamos a gastar y qué beneficios esperamos cosechar?

Si el cuarto turno es crucial para el tempo del mazo o del enfrentamiento, el coste de invertir en el Asedio al destacamento probablemente sea excesivo. Por ejemplo, imaginad que el oponente está usando una baraja con el Agitador trasgo; en ese caso, es imprescindible que en el cuarto turno lancemos una bloqueadora eficaz para no quedarnos atrás. En cambio, si el oponente utiliza un mazo de control y no está lanzándose a por nuestro total de vidas, podemos permitirnos pasar un turno sin desarrollar nuestra presencia en mesa.

El mazo del Agitador trasgo tratará de sentenciar pronto la partida; gane o pierda, el Asedio al destacamento probablemente no permanecerá en juego muchos turnos y su rendimiento no será tan alto. Al mazo de control le interesará prolongar la partida, así que no sería de extrañar que el Asedio al destacamento llegue a darle unas seis u ocho cartas adicionales.

En términos generales, las inversiones son más adecuadas para enfrentamientos y formatos lentos (¡el Asedio al destacamento, el Asedio a la ciudadela y el Asedio al palacio son bombas en Sellado!). En términos más específicos, las inversiones dependen de las otras jugadas que podríamos o deberíamos hacer con nuestro maná en esos momentos de las partidas.

Las inversiones en cartas cotidianas

Es fácil reconocer que el modo "kans" del Asedio al destacamento es una inversión, porque recompensa directamente cuanto más se prolonguen las partidas. Sin embargo, el concepto de las inversiones se puede aplicar prácticamente a cualquier carta de Magic.

En mi primer artículo sobre el tempo, dije que las cartas como el Místico élfico, el Estandarte abzano e incluso las tierras son un tipo de inversión, ya que gastamos recursos en los primeros turnos a cambio de disponer de más maná en los posteriores.

A la hora de atacar, una criatura es una inversión que empezará a compensar al turno siguiente. A veces, las criaturas con prisa, las que tienen efectos al entrar al campo de batalla y los Planeswalkers serán preferibles porque podrán influir inmediatamente en el campo de batalla.

Asimismo, algunos hechizos tienen un impacto inmediato, como el Zarpazo salvaje o Terminar con las hostilidades. En cambio, otros pueden considerarse inversiones. Lanzar una Adivinación representa una inversión, en el sentido de que quizá tardemos algunos turnos en usar las cartas que robemos, pero habremos obtenido ventaja de cartas una vez que lo hagamos.

Rebote

Rebote es una mecánica conocida que va a regresar en Dragones de Tarkir.

Si un hechizo con rebote se resuelve, aprovecharemos su efecto dos veces: al instante y al turno siguiente. Esta mecánica representa una forma equilibrada de realizar una inversión. El impacto inmediato de estos hechizos evitará que perdamos tempo y la inversión se compensará plenamente en un plazo relativamente corto.

Echemos un vistazo al Viaje a lo profundo.

Por sí solo, este conjuro ya proporciona ventaja de cartas, porque es capaz de regresar dos permanentes del cementerio al campo de batalla. Sin embargo, lo realmente interesante es la posibilidad de construir nuestro mazo basándolo en esta carta, para así sacar el máximo partido a su efecto.

Aunque el Viaje a lo profundo es una carta blanca, su efecto parece ideal para los colores sultai, que interactúan mucho con el cementerio. Mi primer instinto es incluir el Viaje a lo profundo en un mazo abzano que juegue con el cementerio y utilice cartas verdes y negras para llenarlo rápido.

Estos colores también tienen acceso a algunas de las criaturas más poderosas de Estándar con efectos disparados muy útiles.

El Viaje a lo profundo es muy interesante si lo comparamos con otras cartas similares, porque también puede regresar permanentes que no sean criaturas. Esta carta sería perfecta para mazos basados en el Látigo de Erebos, porque podría recuperarlo en caso de que lo destruyesen o lo "deckeasen" (es decir, de que fuese directo de la biblioteca al cementerio). Además, hoy por hoy tenemos muchos Planeswalkers de lo más poderosos...

Antes de emocionarme con el Viaje a lo profundo, veamos algunos de sus posibles puntos débiles. Ya que hemos hablado sobre las inversiones, tener que esperar un turno para aprovechar el efecto de rebote resta un poco de valor a la carta. Cuando lanzamos un hechizo de coste siete, queremos que realmente incline la balanza a nuestro favor inmediatamente, incluso si estamos al borde de la derrota.

Lanzar el Viaje a lo profundo supone hacer una inversión, pero una forma de mitigar el coste de esa inversión es regresar un permanente de gran impacto. En otras palabras, regresar a Atarka, el Ocaso del Mundo significaría invertir en el efecto de rebote y también en tener que esperar un turno para atacar con la criatura. Aunque estaremos muy bien posicionados si la partida se demora un par de turnos más, no podemos contar con ello.

El tipo de criaturas que nos interesará recuperar son la Jinete cinérea, la Avispa reina o incluso el Rinoceronte de asedio o el Gigante estela de ruina, ya que tienen un impacto inmediato en la partida y nos ayudarán a sobrevivir hasta aprovechar el efecto de rebote del Viaje a lo profundo. Los Planeswalkers también son opciones fantásticas. En resumen, los permanentes que influyen inmediatamente en la partida nos ayudarán a recuperar nuestra inversión cuanto antes.

Una posibilidad no tan obvia del Viaje a lo profundo es la de utilizar el efecto de rebote para regresar algo que haya ido al cementerio después de haber lanzado el Viaje a lo profundo. Por ejemplo, si perdemos una criatura bloqueando o la sacrificamos para activar un efecto como los del Carnicero de la horda, podemos recuperarla dos veces. Eso hará que al oponente le resulte el doble de difícil atacarnos mientras el Viaje a lo profundo esté exiliado y preparado para volver a lanzarse. Si el rival pretende destruir en combate a nuestra Avispa reina, más le vale tener un plan para sentenciar la partida inmediatamente.

Tengo muchas ganas de probar el Viaje a lo profundo y las nuevas cartas con rebote. Para evaluar este tipo de hechizos hay que comprender el concepto de las inversiones, porque conseguir un efecto al turno siguiente no es tan valioso como aprovecharlo al instante. Sin embargo, lanzar un hechizo con rebote es una inversión bastante segura, porque obtendremos una compensación inmediata y no tardaremos mucho en cosechar todos los beneficios.

Intentad pensar en las cartas como si fueran inversiones y fijaos en cuánto tardan en ayudaros a inclinar la balanza a vuestro favor. Veréis que los hechizos con rebote, las cartas como los Asedios y prácticamente cualquier carta de Magic representan una inversión.

Latest Level One Articles

Level One

3 de Julio de 2018

Los fundamentos de la ventaja de cartas by, Reid Duke

Se dice que, en la vida, solemos conseguir aquello por lo que pagamos. El coste de pagar un hechizo La semana pasada, afirmé que el maná es uno de los recursos básicos de Magic. Lanzar ...

Learn More

Level One

3 de Julio de 2018

Los fundamentos del maná by, Reid Duke

Prácticamente todas las partidas de Magic empiezan de la misma forma: un jugador pone una tierra en mesa. El maná es el comienzo de todo. Se trata de uno de los recursos más básicos e imp...

Learn More

Artículos

Artículos

Level One Archive

¿Quieres más? Explora los archivos y sumérgete en miles de artículos sobre Magic escritos por tus autores favoritos.

See All

Este sitio utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, proporcionar funciones sociales y analizar el tráfico web. Al hacer clic en SÍ, darás tu consentimiento al uso de cookies. (Learn more about cookies)

No, I want to find out more