El final prometido

Posted in Magic Story on 27 de Julio de 2016

By Ken Troop

Ken Troop is a designer and writer at Wizards of the Coast. He has written the short story "Five Brothers" for the Shadowmoor anthology and has written "Talrand, Sky Summoner" and "The Consequences of Attraction" for Uncharted Realms.

Historia anterior: La batalla de Thraben

Innistrad se enfrenta a la destrucción. Emrakul se ha alzado y el titán eldrazi ha traído consigo una plaga de horrores y mutaciones que amenazan con imponerse a las demás formas de vida. Los Guardianes se han reunido en Thraben y la reciente llegada de Liliana y su horda de zombies les ha ganado algo de tiempo para idear un plan.

Sin embargo, ¿existe alguna manera de derrotar a Emrakul?


Liliana

Era una delicia ver la inquietud y el sufrimiento de los supuestos Guardianes: la frustración a flor de piel de Gideon; la incomodidad de Chandra; la impaciencia de Nissa; la indecisión de Jace. Este último estaba en su enredo preferido: atrapado en medio de restricciones arbitrarias que él mismo se había inventado, preguntándose por qué las decisiones vitales siempre son tan difíciles. "Nunca vas a cambiar, ¿verdad?". Liliana no sabía si le parecía divertido o si le resultaba indignante. "A veces, ambas cosas".

Una pueblo-lunar se acercó flotando hacia el claro, con ojos alarmados y la respiración entrecortada. No prestaba atención al gran anillo de zombies que les protegían de los vasallos de Emrakul, sino al imponente titán; era imposible no hacerlo. Aterrizó junto a Jace y le dijo algo apresuradamente, aunque demasiado bajo como para que Liliana lo escuchara. La conversación se interrumpió de pronto y Liliana lo habría encontrado extraño si no conociera por experiencia propia las costumbres de los telépatas. "Debe de ser la pueblo-lunar que mencionó la última vez". Jace y Tamiyo continuaron dialogando en silencio y se acercaron mientras sus mentes se unían. Liliana frunció el ceño. "Lo que nos faltaba: otra inútil maga mental".

Quería hablar a solas con Jace para poner las cosas claras. Habían conseguido un refugio temporal gracias a los zombies, pero tenían que alejarse de Thraben, de Innistrad... de Emrakul.

Cuando pensó el nombre, los ojos de Liliana vagaron hacia arriba, hacia el coloso que flotaba en el exterior de Thraben. "¿Por qué se ha detenido ahí?". El aire estaba cargado, rancio, impregnado del olor de... algo que no estaba muerto. Liliana se sentía cómoda entre los muertos y su olor, pero allí había una peste a podrido que la inquietaba.

De pronto se produjo un cambio en el ambiente y la atmósfera, como en un día primaveral antes de una tormenta eléctrica. En ese instante, Emrakul se desplegó. Su nube floreció y sus largos y delgados tentáculos se prolongaron y se multiplicaron; de cientos, pasaron a ser miles, decenas de miles, más todavía. Una esfera invisible de poder se propagó desde Emrakul y alcanzó a los seis Planeswalkers.

Liliana sintió unas fuertes náuseas y el vértigo invadió su mente. Solo había sentido aquella horrible combinación de desesperación y repugnancia en contadas ocasiones: cuando su hermano Josu había abierto unos ojos azabache y sin vida que presagiaban perdición; cuando había contemplado por primera vez la mirada siniestra de Nicol Bolas y oído aquella risa maliciosa que prometía una redención envenenada; cuando el poder del Velo de Cadenas recorrió sus venas por primera vez, abriéndole la piel como un cascarón para que la sangre, su sangre, manase a través de ella.

Ninguno de aquellos momentos era comparable a la repulsión que sintió en presencia de Emrakul. Liliana Vess había pasado toda la vida buscando la manera de no morir, pero por primera vez se preguntó si habría perseguido el objetivo equivocado. A la sombra del florecimiento de Emrakul, la muerte solo parecía otra de las mentiras de la vida, una falsa esperanza que trataba de refutar con malos argumentos el auténtico horror que aguardaba a todo lo que existía.

Emrakul. Emraakull. Emraaa...

Sacudió la cabeza con fuerza para intentar despejar la mente. Había vivido demasiado y superado demasiadas penurias como para sucumbir ahora―. Tenemos que huir del plano. Esto es... una locura ―dijo el Hombre Cuervo directamente en su cabeza. Parecía... asustado; Liliana disfrutó ligeramente al notarlo. "Así que conoces el miedo". Entonces fueron los zombies quienes gimieron al unísono―. Instrumento de la destrucción... Raíz del mal... Huye. ―Liliana se sobresaltó. Estaba acostumbrada a que el Velo de Cadenas la llamara "instrumento" y "raíz", pero no a que la instase a huir. Fuera lo que fuera Emrakul, el Velo de Cadenas no quería interponerse en su camino.

La presión atmosférica se intensificó y le provocó un dolor de cabeza que le hizo derramar lágrimas. Los demás Planeswalkers se desplomaron, excepto Jace, que lanzó un hechizo desconocido en respuesta. Liliana inclinó la cabeza y su agonía se multiplicó. Emrakul desde fuera. El Velo de Cadenas desde dentro. El maldito Hombre Cuervo desde donde quisiera que estuviese. Se negaba a sucumbir. "Estos son mis zombies, mi Velo y mi cabeza. ¡Míos!".

Miró directamente a Emrakul y su miedo se desvaneció, sustituido por una furia ardiente. "Cómo te atreves...".

Emrakul provocó otra explosión de energía, una auténtica tormenta eléctrica que hizo que el estallido anterior pareciese una llovizna primaveral. Liliana se vio obligada a hincar las rodillas en el suelo y gritó de rabia. Sus zombies gimieron una única palabra.

―Em-ra-kuuuull.


Jace

La torre en sombra púrpura a través del cristal mojado. Ráfagas de fuego en el tejado en ruinas. Emrakul ríe pensamientos con frío metal redondo...

Una voz interrumpió los caóticos desvaríos; una voz familiar que acababa de oír por primera vez. "Esto no va bien, pero no sucumbiré. Puedo salir de esta". Jace respiró con calma, despacio. Sus pensamientos recuperaron la coherencia. Intentó recordar los sinsentidos que dominaban su mente apenas segundos atrás, pero ya se habían desvanecido como el rocío con la llegada del alba. Estaba en lo alto de una larga y majestuosa escalera de caracol con peldaños de mármol adornados con ribetes azules. La escalera estaba iluminada, aunque no había fuentes de luz en los alrededores, y descendía más allá de lo que alcanzaba la vista.

Levantó la cabeza y vio que estaba en una amplia torre de piedra. Sin embargo, a nivel del suelo, parecía que se encontraba en su santuario de Rávnica. Allí estaba la gran mesa de piedra con montones de libros, mapas y numerosos dispositivos que zumbaban con monotonía. También vio las estanterías repletas de libros por todas partes y las contempló con añoranza. No solo parecía su apartamento de Rávnica: lo era, salvo que en Rávnica no había una escalera palaciega descendiendo en espiral en medio de él.

Jace's Sanctum
Santuario de Jace | Ilustración de Adam Paquette

Aparte, en Rávnica no había ninguna fuerza monstruosa destruyendo el santuario desde lo alto.

A decenas de metros de altura, Jace vio cómo los bloques de piedra de la torre se desprendían o algo los agarraba y los arrancaba violentamente. El tejado desapareció casi al instante y reveló un cielo oscuro, dominado por una funesta nube púrpura. Mientras observaba la destrucción, se dio cuenta de que en realidad no era una nube: era una cosa, una criatura. Una criatura que parecía una gigantesca nube púrpura de la que se extendían cientos de tentáculos serpenteantes. Las extremidades azotaban la torre acompañadas de relámpagos y truenos ensordecedores en el exterior. Y la criatura tenía un nombre...

Emrakul. Le resultó extraño incluso al pensarlo. Era una palabra que no debería conocer, que no podía conocer. O quizá esa fuera la palabra subyacente a la palabra... Jace se detuvo, preocupado por lo fácil que era perder el hilo de los pensamientos. "Céntrate". Emrakul. Una... cosa. Un Eldrazi. La Eldrazi. La mente de Jace luchó para definir la naturaleza de la entidad. Sentía un dolor de cabeza constante y palpitante que crecía con cada vistazo que echaba al titán. "Tengo que pensar en otra cosa. ¿Dónde estoy? ¿Qué es este lugar?".

Más recuerdos regresaron. En realidad no estaba en una torre: se encontraba en Thraben, la capital asediada por los siervos de Emrakul. Los demás también estaban allí: Gideon, Tamiyo, Nissa, Chandra... y Liliana. Había acudido inesperadamente, liderando una hueste de zombies que los había salvado de los sectarios y las criaturas enloquecidas por Emrakul. "Liliana ha vuelto. No se ha...".

Un trueno retumbó en el exterior y el suelo tembló brevemente. Con la agitación, la cabeza de Jace empezó a palpitar. Un relámpago destelló e iluminó los tentáculos de Emrakul mientras arrancaban grandes trozos de la estructura. La torre era enorme e imponente, pero Emrakul podía deshacerla roca a roca.

De pronto, Jace vio una luz blanca y trémula en el fondo de la escalera. Una luz que le llamaba. Había vivido suficientes experiencias como para desconfiar de las luces blancas que lo guiaban hacia lugares desconocidos, pero en otras situaciones no sufría el ataque de un titán eldrazi omnipotente. La luz blanca le parecía una opción cada vez más intrigante.

Hubo una explosión en el exterior, un resplandor largo y de un púrpura oscuro, seguido de un trueno ensordecedor. La torre entera se estremeció cuando el relámpago la alcanzó. Jace cayó al suelo, dolorido y con la cabeza palpitando de agonía. "¡¿Qué me está pasando?!". Y entonces oyó otra voz, su propia voz, pero procedente de fuera y con un tono autoritario―. Corre. Ponte en marcha. Baja por la escalera.

Jace levantó la vista hacia el tejado en ruinas y vio las amenazadoras fauces púrpuras de Emrakul; sus tentáculos infinitos destrozaban sin descanso los muros de piedra. Se puso en pie y se dirigió torpemente a la escalera. Decidió que la voz, su voz, tenía razón. Tenía que marcharse. Y así inició el descenso hacia las profundidades de la torre.


Liliana

La sangre de Liliana hervía y su mente estaba hecha pedazos. Solo una fuerza la mantenía coherente: la ira. "Esos zombies son míos. ¡Míos! ¡Nunca me los arrebatarás!". Sin pensarlo conscientemente, extrajo una gran cantidad de poder del Velo de Cadenas y repelió la influencia de Emrakul. Pudo sentir el tacto corruptor del Eldrazi, tan poderoso que afectaba incluso a los muertos. Sin embargo, ni siquiera aquel siniestro tacto era rival para la habilidad nigromántica de Liliana potenciada con el Velo. Los zombies volvían a estar bajo su control.

El poder que fluía por sus venas era estimulante. Las otras veces que había utilizado el Velo solo había sentido agonía y ruptura, pero en esta ocasión, por algún motivo, su ira prevenía los peores efectos del Velo de Cadenas. "Puede que esa sea la forma de dominar su poder. Nunca lo había querido con tanta voluntad".

Las voces seguían susurrando desde sus zombies y el Velo le hablaba directamente en la cabeza―. Instrumento de la destrucción. Raíz del mal. ―No eran las únicas voces que oía. El Hombre Cuervo añadió sus palabras agobiantes―. Tenemos que irnos de aquí. ¡Esto es una locura! ¿No querías burlar la muerte? La entidad a la que te enfrentas es más antigua que el tiempo y mucho más poderosa que tú, ¡incluso aunque tuvieras cien Velos de Cadenas! ¡Tenemos que irnos! ―El Hombre Cuervo intentaba parecer autoritario, pero nunca había sonado tan indefenso y vulnerable.

Liliana echó un vistazo a los demás Planeswalkers. Chandra, Tamiyo y Gideon yacían en el suelo, inconscientes. Extendió brevemente su poder hacia ellos, pero sus cuerpos no respondieron al tacto nigromántico: seguían vivos. Nissa estaba paralizada, gritando y prorrumpiendo en arrebatos de sinsentidos. Una energía verde y otra púrpura se acumulaban alrededor de ella, chocando, menguando y fluctuando. Jace era el único que seguía en pie y parecía consciente, aunque no le prestaba atención. Liliana reparó en un brillo azul alrededor de su cuerpo, una penumbra que se extendía a los otros cuatro Planeswalkers, pero no a ella. "¿Eso es lo que os mantiene vivos?".

La sombra no la cubría a ella, pero tampoco necesitaba la ayuda de Jace. Liliana había acumulado un poder considerable, un poder acompañado de la sabiduría y la crueldad nacidas de doscientos largos años de vida. Sin embargo, sabía que nada de aquello la habría protegido del asalto mental de Emrakul. El titán la habría aniquilado de no haber sido por el poder del Velo.

Un poder que ahora blandía con gusto. Soltó una carcajada al dejarse llevar por él. Era lo más cerca que nunca había estado de la cuasiomnipotencia que había poseído en su juventud. "Soy capaz de todo". Aun así, las voces del Velo le susurraban en la cabeza―. Instrumento. Instrumento de la destrucción. Debemos huir de la Aniquiladora de Mundos. La Creadora de Mundos. ¡Instrumento! ―La voz del Hombre Cuervo también parecía dominada por el pánico―. ¡Haz caso al Velo, imbécil! ¡Huye!― Y luego sus zombies―. Raíz del mal. Instrumento de la destrucción. ¡Instrumento!

Liliana se rio y estalló en una carcajada impregnada de ira y poder―. NO. SOY. UN. ¡INSTRUMENTO!

Acalló las voces del Velo y el Hombre Cuervo, silenciándolas abruptamente. Podía sentir la furia y la impotencia de los dos mientras despotricaban contra ella. "Lo único que importa es mi voluntad. Mi deseo. Nada puede interponerse en mi camino". Extrajo el poder del Velo, dominando más del que nunca se había atrevido a usar.

"No te pertenezco. Tú me perteneces".

Reunió las energías del Velo y las sometió a su propio y considerable poder y a su experiencia. Repleta de semejante fuerza, ya no sentía el asalto mental de Emrakul.

Centró toda su atención en la gigantesca criatura. Como si esta reconociese el aumento del poder de Liliana, Emrakul comenzó a moverse lentamente hacia ella. "Parece que todos te tienen miedo". Volvió a reírse mientras gozaba de su poder. "Creen que no puedo derrotarte. Comprobémoslo".


Jace

Durante el descenso, Jace echaba vistazos ocasionales hacia arriba, pero las sombras lo oscurecían todo a pocos pasos por detrás. "Supongo que estas escaleras solo llevan hacia abajo". Pensó que debería sentirse alarmado por dejar que un camino ignoto le condujese a las profundidades de una torre extraña, sobre todo mientras continuaba oyendo el asalto y los truenos en las alturas, pero estaba tranquilo. "Seguir bajando es más seguro que volver ahí arriba".

La pared que había junto a él empezó a brillar. Cuando se fijó en ella, la piedra se convirtió en cristal, o al menos en una especie de material transparente. La pared entera, desde los escalones hasta el techo, se transformó en una ventana. Al otro lado vio una escena, como una maqueta preparada por niños para la escuela, pero aquella maqueta se movía.

La figura principal de la escena era Gideon. Estaba en guardia, encarado a un extraño e inmenso ser celestial; literalmente celestial, puesto que su cuerpo estaba formado por un cielo nocturno y estrellado. La criatura tenía dos grandes cuernos negros que flanqueaban un rostro azulado y no humano. En una mano empuñaba un látigo imposiblemente grande con una calavera humana en el mango. Gideon parecía él mismo: mandíbula cuadrada, sural en mano y armadura brillante e intacta. Sin embargo, su expresión no se parecía en nada a las que Jace estaba acostumbrado a ver. Aquel Gideon estaba preocupado, casi asustado. Había enfado en su rostro... pero también miedo. "Qué curioso".

Alrededor de Gideon estaban el resto de los Guardianes. Chandra, con las manos y la cabeza en llamas. Nissa. Incluso un Jace. "¿De verdad soy tan bajito?". El ser celestial extendió los brazos hacia los lados y habló con una voz cavernosa y vibrante que parecía surgir del suelo―. ¿Y qué es lo que más deseas, Kytheon Iora? ¿Qué es lo que realmente quieres?

―¡Nada! ―gritó Gideon con rostro desafiante y dolorido―. ¡No hay nada que tú puedas ofrecerme, Erebos! Todo lo que procede de ti es ponzoña.

―No te he ofrecido nada, mortal. ―El ser, Erebos, levantó su látigo―. Confiesa qué es lo que más deseas. De lo contrario, mataré a tus amigos uno a uno.

―Lo que más deseo... ―Los hombros de Gideon se hundieron y el sural se enroscó en la vaina. Finalmente levantó la cabeza hacia Erebos con una expresión de furia y desesperación. Guardó silencio un instante y respiró hondo―. Lo que más deseo es proteger a los demás, salvarlos de...

―Mientes. ―El látigo de Erebos restalló y el Jace que había junto a Gideon se desintegró de un solo golpe. "Vaya, no me entusiasma verme morir". Gideon chilló y se abalanzó sobre Erebos, pero el ser no se inmutó. Con un simple gesto, Gideon salió despedido hacia atrás.

»No puedes derrotarme, mortal. Nunca has podido. Nunca podrás. Dime la verdad y perdonaré la vida al resto de tus compañeros.

Un trueno retumbó en el exterior, "Emrakul, es Emrakul", y Jace no pudo oír la respuesta de Gideon. Fuese cual fuese, Erebos no estaba satisfecho. Con un nuevo latigazo, Nissa se desintegró en el acto. Gideon se encogió de dolor al verla morir, pero esta vez no atacó. Chandra seguía allí con la mirada perdida y las manos quietas. "Es imposible que esto sea real, pero ¿estoy en la cabeza de Gideon?".

―¡Lo que quiero es derrotarte! ―exclamó Gideon, llevado por la furia―. ¡Quiero acabar contigo para que nunca vuelvas a...!

―Mentira. Sigues diciendo falsedades. ―La voz de Erebos, en cambio, era sosegada como un cementerio. Un nuevo latigazo y Chandra desapareció―. ¿Acaso debes perderlos a todos antes de reconocer la verdad, mortal? ¿Qué propósito tiene toda esa terquedad? Pareces decidido a sentir el mayor dolor posible. ―El látigo de Erebos danzó en manos de su portador―. ¿Qué es lo que quieres?

―¡Quiero...! ―clamó Gideon al cielo, pero la ventana se oscureció antes de que terminara la confesión.

Jace permaneció quieto, en silencio, anonadado por lo que acababa de presenciar. "¿Quién es Erebos? ¿Qué dolor carcome a Gideon?". Jace no tenía ni idea de que su amigo estuviera sufriendo algo así. "Y mi ignorancia sobre Gideon es comparable a mi ignorancia de lo que está pasando. ¿Qué ha sido eso? ¿Un sueño? ¿Estoy dentro de la cabeza de Gideon? Esa Emrakul de ahí arriba parece real, desde luego".

Las sombras se acercaban cada vez más a Jace. "Tengo que continuar. Las respuestas me aguardan abajo". Al cabo de unos cuantos pasos, otra pared se volvió transparente. Esta vez, la escena mostraba a Tamiyo.

La pueblo-lunar estaba encorvada junto una pequeña mesa de trabajo, leyendo detenidamente un pergamino desplegado sobre la mesa polvorienta. La única fuente de luz de la escena era una vela que desprendía demasiada claridad para su tamaño. Detrás de Tamiyo había estanterías llenas de libros y el suelo estaba sembrado de más volúmenes. Jace sintió una punzada de nostalgia. "Qué gusto estar rodeado de libros, con todo el tiempo del mundo para leer". Hacía tiempo que no tenía la oportunidad de hacerlo... y pasaría mucho tiempo hasta que volviera a presentarse la ocasión.

De repente, Tamiyo empezó a sangrar por un ojo. El hilo de sangre corrió por la mejilla y una gota cayó sobre la mesa con un ligero plic. Mientras continuaba leyendo el pergamino, el otro ojo también comenzó a sangrar y las gotas repiquetearon en la mesa. Plic plic. Plic plic. Plic plic.

Jace observó horrorizado que unos tendones habían empezado a crecer sobre los ojos de Tamiyo, cubriéndolos completamente. "La marca de Emrakul". Jace había visto aquella textura demasiadas veces en los últimos días. La sangre seguía filtrándose entre los tendones. Plic plic. Plic plic. Plic plic.

Entonces florecieron en otros sitios. Unos hilos de carne brotaron de los dedos de Tamiyo, cubriendo ambas manos con aquella estructura entramada. Las protuberancias se pegaron a la mesa y ataron las manos a ella. Tamiyo ya no podía ver ni mover las manos. La sangre seguía manando de los ojos. Plic plic. Plic plic. Plic plic.

Cuando perdió la vista y el uso de las manos, Tamiyo intentó susurrar algo, pero ningún sonido salió de ella. Los tendones carnosos empezaron a taparle la boca, uniendo labio con labio con cada hebra de la red de Emrakul. Incluso cuando terminó de coser la boca, el tejido continuó creciendo, serpenteando y retorciéndose. Los tendones se extendieron lejos de la boca sellada; ahora, mientras la sangre continuaba brotando de los ojos, los tendones se enroscaban alrededor de las gotas y se retorcían cuando la sangre empapaba la piel aceitosa. Plic sss. Plic sss. Plic sss.

Tamiyo estaba inmóvil, con los ojos, la boca y las manos paralizadas. Jace había entrado en contacto directo con su mente y conocía la esencia de Tamiyo mejor que la mayoría. "La capacidad de ver, hablar y escribir son los fundamentos de su magia, lo que le permite comunicarse. Son lo que la define. ¡Están borrando su existencia!". Jace gritó y aporreó la ventana, pero Tamiyo no reaccionó. El cristal se convirtió en piedra opaca.

Jace se vino abajo. "¿Qué es este sitio? No pueden ser las mentes de los demás. ¿O sí?". Las sombras se cernían sobre él. Estaba cansado, muy cansado. Se levantó lentamente y continuó descendiendo.


Liliana

"Este poder... es una revelación". Lo único que había hecho falta era la voluntad de Liliana. Su deseo. Durante mucho tiempo se había considerado a sí misma completamente pragmática y motivada por su causa: no morir; matar a los demonios que la atormentaban. Sin embargo, ahora sabía que no había estado dispuesta a dar aquel paso final, a cruzar el último límite. "Me inhibía. Qué ridículo".

Ante ella se cernía Emrakul. Un titán eldrazi. Una criatura más antigua que el tiempo, si las voces le decían la verdad. "Para mí, eres una cosa. Una cosa con un gran poder, pero una cosa que vive. Y si vives, puedes morir. Y si mueres", sonrió de nuevo, "me perteneces".

Las energías del Velo se estremecieron y se agitaron bajo su control. Querían que las usasen para debilitar, para matar. "El poder está para usarlo". Lo acumuló, lo moldeó y descargó una ráfaga de energía nigromántica tras otra contra la mole que era Emrakul, repeliendo al titán con su fuerza.

Liliana escuchaba una canción en su cabeza, una canción que bloqueaba todo lo demás. Era la canción del poder, una melodía armoniosa. "He nacido para esto. Es mi destino". Cada ráfaga que alcanzaba a Emrakul dejaba enormes franjas de materia muerta; aquellos tentáculos grandes como torres se marchitaban y se atrofiaban. Parte de la materia se regeneraba, pero no antes de que la siguiente ráfaga de Liliana impactara de nuevo. Por primera vez desde que había florecido, Emrakul se encogía. Los ataques la repelían. Liliana estaba ganando.

La voz del Hombre Cuervo interrumpió su deleite como un chorro de agua de alcantarilla―. No sabes lo que haces, lo que te has atrevido a hacer. No puedes contener este poder por mucho más tiempo.

El desdén de Liliana impregnó cada una de las palabras que pensó en respuesta. "No intentes contenerme con tus expectativas agoreras, hombrecito. Hoy es el día en que destruiré a un titán eldrazi. ¿Por qué? Porque me atrevo".

Deseó que los Guardianes estuvieran conscientes para contemplar su victoria. "Esto es el auténtico poder, Planeswalkers de pacotilla". Descargó más ráfagas contra Emrakul y continuó atacando.


Jace

No se sorprendió al ver aparecer otra ventana poco después. Esta vez le tocaba a Chandra. Más bien, a quien supuso que era Chandra. Era una niña, pero los cabellos rojos y las facciones de la cara recordaban a la mujer que llegaría a ser en el futuro. Estaba rodeada de un grupo amenazador de guardias equipados con artilugios ornamentados y coloridos, procedentes de algún sitio que Jace no reconocía. "Su hogar". Los guardias la amenazaban con sus picas mientras Chandra sollozaba; sus lágrimas y su respiración entrecortada se disputaban el control de su rostro.

Uno de los guardias, alto y delgado, se adelantó un paso. Tenía una gran sonrisa en la cara, en un cruel contraste con sus horribles palabras―. Hemos matado a tu papá, renegada. Hemos matado a tu mamá. Y ahora vamos a matarte. ―Jace sospechaba que la escena no era real, sino una pesadilla en la mente de Chandra, pero aun así apretó los puños. "Nadie debería tener que soportar un dolor así". Los guardias avanzaron con las picas en alto mientras el líder se burlaba―. Y lo mejor, la mayor delicia de todas, es que no puedes hacer nada para impedirlo.

Chandra dejó de llorar y miró fijamente a sus perseguidores. Una minúscula llama resplandeció en un ojo―. Te equivocas ―respondió, pero su voz no sonaba para nada como la de una niña―. Hay algo que puedo hacer. ―Su cuerpo cambió, creció, evolucionó ante Jace hasta convertirse en la Chandra que conocía―. Algo que siempre puedo hacer. Puedo arder. ―El fuego prendió en su cabeza y sus manos.

Chandra sonrió y los guardias retrocedieron, inseguros. Ella avanzó un paso―. Puedo hacer que ardas. ―El líder fue pasto de las llamas y gritó de agonía―. Puedo hacer que todos ardáis. ―Los demás guardias también ardieron y su piel se agrietó y burbujeó mientras sus chillidos perforaban el cielo―. Puedo hacer que todo el mundo arda. ―El calor, la luz y el fuego se intensificaron hasta formar una blancura incandescente de energía que lo envolvió y lo consumió todo, incluida a Chandra. La piromante gritó, aunque Jace no supo distinguir si fue un grito de agonía o de gozo.

Chandra Ablaze
Chandra en llamas | Ilustración de Steve Argyle

La ventana volvió a convertirse en piedra, pero Jace aún notaba el calor al otro lado de la pared. Era uno de los principios de las ilusiones. "Que solo existan en tu cabeza no significa que no puedan matarte".

Gideon, Tamiyo, Chandra... Pero Liliana aún no había aparecido. La sensación de urgencia le impulsó escaleras abajo y Jace se giró, expectante, hacia la siguiente ventana que apareció. Sin embargo, se llevó una decepción cuando vio quién estaba al otro lado de la pared. "Vaya, Nissa". Intentó no disgustarse, pero le resultaba difícil entender a la elfa.

Nissa estaba en lo que parecía el mundo exterior: el cielo oscuro y púrpura, los extraños destellos de luz, la sombra amenazante de Emrakul, Liliana y sus zombies... Nissa estaba en el centro de la escena, agonizando. Gritando. Retorciéndose. Temblando, agitándose, revolviéndose, pero aquello no era lo único que la afectaba. Había algo... contorneándose en sus manos.

Grotesque Mutation
Mutación grotesca | Ilustración de Dan Scott

Cuando Jace se fijó, vio que en los dedos de Nissa crecían otros dedos minúsculos, decenas de ellos en cada uno. Y entonces vio otros dedos delgados como uñas creciendo de los dedos diminutos. Sintió un escalofrío y, cuando al fin vio los ojos de Nissa, soltó un grito involuntario. De los ojos de la elfa sobresalían numerosos brotes oculares, de los cuales crecían muchos otros más pequeños. Una energía verde centelleaba en los ojos y las manos de Nissa, pero en medio del verde había violentos y oscuros matices púrpuras.

Emrakul es Emrakul es Emrakul por siempre.

Jace no supo de dónde procedía el pensamiento, pero, aunque fuera un desvarío, parecía veraz. Por siempre y siempre y siem...

―¡Negglish pthoniki ab'ahor! ―farfulló Nissa sin coherencia, o al menos sin hablar en algún idioma que Jace conociera. Mientras balbuceaba, su cabeza sufrió espasmos y, entre palabra y palabra, la lengua de la elfa colgaba por fuera de la boca. "¿Qué son esas cosas que...? Ah, no. No-no-no-no-no. Basta de detalles. Ya he visto demasiados".

―¡Shigg epsi-todo chut'ghb termina! ―Parecía que algunas palabras racionales habían asomado entre los balbuceos y las babas―. ¡Gilma-todo chts-muere! ―Los espasmos cesaron y su voz recuperó fuerza y aplomo. Toda la energía que emanaba de ella se había vuelto púrpura, un púrpura oscuro sin rastro de verde. Entonces levantó las manos al cielo y gritó.

»¡El crecimiento! ¡El crecimiento es la respuesta! ¡La única respuesta! La entropía no puede perder, pero ¿debo ganar? Por supuesto que debe hacerse un sacrificio. ¿Por qué se oponen a ello? La eternidad sin sacrificio no ofrece más que letargo agonizante. La sangre debe agitarse, compactarse. ¿Por qué temen la vida? ¿Por qué temen la verdad?

Por mucho que Nissa utilizara palabras comprensibles, Jace no la entendía. Aunque sabía que resultaría inútil, trató de contactar con ella mentalmente―. Nissa, ayúdame. Ayúdame a entenderlo. ¿Qué acabas de decir?

Nissa se giró y su mirada se cruzó directamente con la de Jace a través del cristal. "¡Puede verme!". Jace se quedó paralizado por la sorpresa. No podía moverse ni apartar la mirada. Los ojos de Nissa tenían un brillo púrpura oscuro. La elfa le habló directamente―. Puedo hacer lo que quiera. Cualquier cosa que me plazca. Recuérdalo. Lo único que os salva es... ―el brillo púrpura se apagó y la nube que la rodeaba se disipó―... que no quiero nada.

Nissa se quedó mirando a Jace durante unos segundos que parecieron eternos, con la cara descompuesta y los grotescos brotes oculares aún retorciéndose. La ventana tuvo la clemencia de convertirse en piedra.

Jace se quedó atónito delante de la pared. Estaba temblando y el sudor le empapaba la frente y la nuca. Las sombras continuaban presionando desde arriba. "¿Cuánto tiempo llevo en estas escaleras? ¿Qué les está ocurriendo a mis amigos?". La luz blanca seguía tirando de él hacia abajo, pero no quería moverse. No quería hacer nada. "Dormir. Quiero dormir. Quizá no despierte, pero ¿qué tendría de malo?". Los ojos se le cerraron y un agradable sosiego se adueñó de su mente. Se sentó en las escaleras. "Estoy agotado".

La llegada del sueño le hizo pensar en Liliana. No sabía dónde estaba ella ni a qué se enfrentaba. "No se encuentra aquí. No está en este lugar". Sin embargo, Liliana nunca le había necesitado, a decir verdad. "Triste. Durante un tiempo. Y luego lo superaré". Eso le había dicho en su mansión, comparando la hipotética muerte de Jace con la de un perro. "Un perro. ¿De verdad que mi muerte no le afectaría más que la de un perro? No puede ser verdad. Un perro...". La duda lo carcomió por dentro.

"¿Cómo se me ocurre intentar dormir justo ahora? ¿Qué me pasa?". No sabía decir si realmente estaba exhausto o si la causa era una influencia malévola. "¿Acaso importa? La solución es la misma". Se puso en pie. "Seguir bajando. Averiguar qué ocurre. No morir. Derrotar a Emrakul". Pensó en Liliana mientras continuaba su descenso.


Liliana

La primera señal de problemas fue una interrupción en el tempo. Liliana nunca había manejado tanta energía y se concentraba en arrojar ráfaga tras ráfaga contra Emrakul. Respirar, atacar, respirar, atacar.

Sin embargo, lo que flaqueó no fue su poder, sino su cuerpo. Por un segundo prolongó su respiración y ese segundo fue todo lo que necesitó Emrakul para que su cuerpo y sus tentáculos se regenerasen a un ritmo más rápido del que Liliana creía posible. Numerosos apéndices descendieron hacia ella y se marchitaron con el tacto de su magia nigromántica, pero muchos más les siguieron. Hacía un momento, las ráfagas de Liliana eran capaces de repeler a Emrakul, pero ahora solo servían para resistir frente al titán.

Eres mortal. Tienes límites. Esa cosa no los tiene. ―La voz del Hombre Cuervo apuñalaba su cerebro con susurros fríos―. Contempla esta hierba y esta tierra, insensata, porque la has convertido en tu cementerio.

Liliana gritó enfurecida y continuó desatando más ráfagas de poder. El avance del titán se detuvo ante aquel asalto. Sin embargo, la energía empezó a disminuir poco después. Liliana tuvo que detenerse a respirar y Emrakul reanudó su avance una vez más.

"No pienso morir hoy", gruñó al Hombre Cuervo, al Velo y a quienquiera que la escuchara. A sí misma. Emrakul y sus tentáculos continuaron con su asalto incesante. "No pienso morir hoy".

Si tienes suerte, Liliana, la muerte será el mejor desenlace posible para este día. Nos has condenado a los dos. ―El Hombre Cuervo había hablado sin desprecio, odio ni miedo. Sonaba... resignado. Por primera vez desde que había rescatado a los Guardianes, Liliana tuvo miedo.


Jace

Esperaba que otra pared se volviese transparente y le mostrara una escena de la mente de Liliana. Lo que no esperaba era toparse con una puerta al final de la escalera.

Era gruesa, de madera de roble con bordes de hierro, sin pomo ni cerradura. Simplemente madera y hierro, enmarcados en la misma piedra gruesa que el resto de la escalera. Posó una mano en la puerta y oyó una voz gritar "no-no-no-no-no". El terror se apoderó de su mente, pero la voz se apagó poco a poco y con ella disminuyó el pánico. Jace miró hacia lo alto de las escaleras. Las sombras no se acercaban, pero tampoco le permitían ver el camino por el que había descendido. Si quería seguir adelante, tendría que cruzar la puerta. Respiró hondo, la empujó y atravesó el umbral.

El lugar que encontró al otro lado no tenía ni forma ni color. El vértigo le abrumó y su mente luchó para definir el espacio. Jace sintió la larga llamada de la eternidad, una recurrencia infinita que se transformó en terror en no conocer jamás la paz del olvido en en... hasta que la realidad cobró forma repentinamente. La nada de los alrededores se materializó en un campo de blancura.

Había un ángel frente a él.

La criatura se acercó y Jace vio que el espacio se moldeaba lentamente alrededor de ella, de ambos. Ahora estaban en un lugar real, una habitación, una réplica del santuario donde había comenzado aquel estrambótico viaje. El santuario de Jace. El ángel era alto, más que cualquier otro ángel que hubiera visto jamás, incluida Avacyn. Sus alas eran gigantescas, gruesas y densas. Se plegaban en la espalda del ser, casi como una nube con forma de...

Jace sufrió un ataque de sudor frío y su corazón se desbocó. "Oh, no. Oh-no-no-no-no-no...".

El rostro del ángel estaba oculto bajo una capucha, pero empuñaba dos espadas a plena vista, una en cada mano. El dobladillo de su túnica se dividía en cintas, en decenas o incluso cientos de ellas, que parecían multiplicarse mientras Jace las contemplaba. Cintas que se agitaban y se retorcían. Como si hubieran notado la presencia de Jace, las cintas de la túnica tantearon el espacio en dirección a él, con vida propia. "Si grito, creo que jamás pararé. No grites, Jace. ¿Llorar serviría de algo? Porque no me importa llorar como un bebé".

En una curiosa mezcla de gracia y miedo, Jace se rio. "A veces tengo cada cosa...". La risa acabó con la parálisis y avivó su mente. "Conozco a este ángel. La he visto antes". O al menos había visto sus antiguas estatuas en Zendikar―. ¿Emeria? ―graznó. El nombre sonaba extraño en boca de Jace.

El ángel le miraba, pero él no podía verle la cara bajo la capucha. Jace observó con preocupación las cintas y las espadas, pero ninguna de las dos cosas se movió para atacarle. Su confianza fue en aumento.

―¿Eres...? ¿Eres Emeria? ¿Eres... Emrakul?

―¿Puedo sentarme? ―preguntó una voz femenina, suave y casi irreal. Jace incluso habría dicho que trinaba como un pajarillo, si las circunstancias hubieran sido otras. "Pero no en estas". No vio los labios moverse para producir la voz, pero sonaba como una voz normal. "Relativamente normal". Se había distraído tanto analizando la voz que tardó un momento en percatarse de que le habían hecho una pregunta.

―¿Me has pedido permiso? ―Después de todas las sorpresas del día, que le pidieran algo amablemente no debería haberle parecido tan extraño. "Pero quizá sea la mayor sorpresa de todas".

―Este es tu hogar... Jace. Jace Beleren. ―Cuando dijo "Beleren", pronunció el apellido sílaba a sílaba.

"Estoy muerto de miedo, pero también de curiosidad. Qué extraña yuxtaposición".

―Aquí solo soy una visita ―comentó ella―. ¿Puedo sentarme? ―Esperó de pie a que Jace respondiera.

"¿Es posible que esto se vuelva aún más surrealista?". Lo cierto era que prefería no saberlo. "Recuerda lo que de verdad importa. No morir. Averiguar qué ocurre. Derrotar a Emrakul". Ese era su mantra. Decidió añadir otra frase. "Tomar un café con Emrakul". Se rio por dentro y la sonrisa llegó a su cara―. Claro, faltaría más. Adelante, donde tú quieras ―dijo Jace levantando las manos hacia la mesa de piedra, y Emeria... "No, no sé quién o qué es, así que debería dejar de suponerlo"... el ángel tomó asiento.

La desconocida envainó sus espadas a la espalda y, cuando volvió a poner las manos sobre la mesa, sostenía un pergamino grande y con presilla de hierro. "He visto antes un pergamino como ese, pero ¿dónde?"―. No te importa que trabaje mientras hablamos, ¿verdad? ―La voz cantarina del ángel le recordó a un mago azorio que aguardaba autorización para seguir el protocolo.

"Acepta este surrealismo. Deja de rechazarlo. Mira adónde te lleva"―. Por supuesto. No quiero distraerte de tus quehaceres. ―El ángel asintió y desenrolló el pergamino. Una sensación molesta reptó por la nuca de Jace. "¿De qué me suena ese pergamino?". Pero no pudo recordarlo. Una larga pluma apareció de la nada y la desconocida comenzó a escribir en el pergamino.

»Ejem ―carraspeó Jace―. Bueno... Ya que vamos a conversar... ¿Quién eres exactamente? ¿Dónde estamos? ¿Qué está ocurriendo? ―Jace no podía permitirse el lujo de elegir cómo obtener respuestas. Tampoco pudo resistir la costumbre de leer mentes, "la ignorancia es peor que la demencia", pero... no había nada. No pudo aferrarse a nada. "Los secretos no tienen gracia cuando siguen siendo secretos". Tendría que buscar respuestas como todo el mundo: dialogando. Dialogando con un titán eldrazi.

―Todo termina. Todo muere. La integridad siempre queda detrás de nosotros. El tiempo señala en un único sentido. ―Nissa había utilizado algunas de aquellas frases, pero Jace no les encontró más sentido en boca del ángel, que no levantó la cabeza mientras escribía y cuyas extrañas palabras sonaban amortiguadas bajo la capucha.

―¿Eres Emrakul? ―Jace no sabía si la pregunta era demasiado arriesgada, pero cada vez le importaba menos. "La cautela es para quienes tienen las de ganar"―. ¿Qué es lo que quieres?

―Todo está mal ―dijo ella dejando de escribir y revisando el pergamino―. Estoy incompleta, insatisfecha, imperfecta. Debería haber florecimiento, no resentimiento estéril. La tierra no es receptiva. No es mi momento. No todavía. ―El tono en que dijo "todavía" provocó un escalofrío en Jace. Entonces reanudó la escritura y tachó varias secciones de tinta seca.

―¡Me tienes harto! ―estalló él―. ¿Por qué estás aquí? Podrías matarme de mil maneras con tus espadas y tentáculos, pero no lo has hecho. Prefieres sentarte a proferir sinsentidos. ¿Por qué? No entiendo lo que dices ni lo que quieres. Hazme caso. Por favor. ―El enfado de Jace desapareció a medida que hablaba y dio paso a algo mucho más útil: concentración. Sintió que la niebla se despejaba, una niebla que solo al esfumarse reveló cuánto había oscurecido.

―¿Te gusta el ajedrez? ―preguntó la voz como si él hubiera dicho tantos desvaríos como ella. Jace sintió la tentación de volver a protestar, pero le pareció que no serviría de mucho. Además, le encantaba el ajedrez. Se le daba bastante bien.

―Sí, ¿por qué?

―¿Jugamos una partida? ―propuso ella dejando de escribir y enrollando el pergamino.

―No sé si tengo tiempo para...

―Si ganas, todo esto terminará. Te daré todas las respuestas que quieras. ―Guardó el pergamino a la espalda.

Jace sospechaba que era una trampa, pero el ajedrez se le daba muy bien―. ¿Y si ganas tú?

―Ya estoy ganando, Jace Beleren. Juguemos una partida.

―Me temo que hay un problema. ―Jace echó un vistazo alrededor. En su apartamento de verdad tenía un tablero muy elegante que le habían regalado los boros, pero no lo veía en aquel extraño simulacro―. Parece que no tenemos...

El ángel hizo un gesto con la mano y un tablero apareció en la mesa, donde antes había estado el pergamino. Tanto el tablero como las piezas eran de piedra, sólidos y detallados. Jace enarcó una ceja, pero, si su invitada se dio cuenta, no lo dio a entender. "Si se conforma con crear esto, supongo que no pasa nada"―. ¿Empezamos? ―ofreció ella señalando el tablero. Jace tenía las blancas e hizo el primer movimiento. "Qué generoso por su parte".

―Tienes que ir más rápido, Jace. El tiempo se agota. ―"¿Más rápido?". Sus movimientos eran casi instantáneos. Su oponente no parecía una jugadora especialmente hábil y Jace empezó a prever un posible jaque mate en seis o siete movimientos.

»Es difícil comunicarnos entre nosotros ―comentó la desconocida―. No puedo dialogar con vosotros. Ni siquiera sé si realmente existís. No obstante, tu cerebro es muy... adaptable. ―Entonces cometió un fallo. Jace tenía jaque mate en cinco movimientos. Confiando en que ganaría, redujo su ritmo de juego. Ella le estaba revelando información que podría utilizar.

―Entonces, ¿qué es todo esto? ―preguntó mirando alrededor―. ¿Qué eres? ¿Cómo hace mi cerebro adaptable que esto ocurra?

―Conoces las respuestas mejor que yo ―respondió ella recogiendo una pieza, dubitativa―. Al menos, una parte de ti las conoce. ¿Se te ha pasado el dolor de cabeza?

"¿Cómo sabe que me duele la cabeza?". En verdad, ahora solo sentía una ligera palpitación; molesta, pero no debilitante―. Bueno... Estoy mejor. Entonces, ¿no eres Emeria? ¿Eres siquiera real?

―Me personificaron hace mucho tiempo, pero con las fuerzas no se puede razonar. La voluntad no existe en ondas que se propagan. Si creas atajos para tratar de lidiar con lo que no puedes percibir o ni siquiera comprender, ¿quién soy yo para negarlo? Nadie. Tú. Tal vez.

El dolor de cabeza fue en aumento. Jace y... lo que quiera que fuese aquel ser intercambiaron más movimientos. Faltaba uno para el jaque mate. Cuanto más lo pensaba Jace, más posible era que todo tuviese un extraño sentido. Aquella no era Emeria ni tampoco Emrakul. Era el intento de su mente para dar sentido a las presiones y las emanaciones que surgían de Emrakul. Necesitaba personificarlas para tener al menos una oportunidad de darles sentido. Sin embargo, creer en aquella personificación era invitar a la muerte. O a algo peor. El vértigo abrumó a Jace. Por siempre y sempre y semre y emre y...

"¡Basta!". Movió a su reina y la colocó en posición―. Jaque mate ―proclamó con una sonrisa. No tenía claro lo que significaba ganar aquella partida, pero disfrutó de la victoria, de ganar algo. Su adversaria se quedó quieta, mirando el tablero.

―Ciertamente. ―Se llevó las manos a la capucha y la retiró. Jace retrocedió instintivamente, convencido de que no quería descubrir su aspecto... Pero parecía normal. Tenía rostro de ángel. Como la estatua que había visto en Zendikar. Jace respiró muy hondo y exhaló lentamente.

Un peón junto a la reina de Jace empezó a retorcerse. Unas manos y una diminuta espada de piedra crecieron en el peón, que se giró y apuñaló a la reina. La pieza chilló de dolor y la sangre manó de su costado. Finalmente cayó sobre el tablero, desangrándose y temblando: moribunda. El resto del tablero se convirtió en un pandemonio cuando las piezas de Jace se transformaron y mutaron. Se apuñalaron unas a otras sin piedad hasta que las últimas se volvieron hacia su lado del tablero. Todas empuñaban armas, armas empapadas de sangre, y entonces marcharon lentamente contra el rey de Jace, que ahora era idéntico al propio Jace.

―¡¿P-pero qué...?! ―Jace contempló boquiabierto el caos del tablero―. ¡E-esto no vale! ¡Has hecho trampa! ¡No puedes hacer eso! ¡Son mis piezas!

Evacuation
Evacuación | Ilustración de Franz Vohwinkel

La cara del ángel empezó a derretirse y su piel se fundió mientras sus alas, espadas, cintas y todo lo demás se disipaban en un humo púrpura. Sin embargo, la voz seguía siendo la misma.

―Todas las piezas son mías, Jace Beleren. Siempre lo han sido. Simplemente, no quiero seguir jugando.

De pronto se produjo una explosión tremenda en el exterior, acompañada de un chirrido ensordecedor. El techo de la sala se desprendió y reveló a la Emrakul que ya conocía: la gigantesca nube con forma de hongo y cientos de tentáculos relampagueantes, que comenzaron a destrozar las paredes de la estancia.

―Se acerca, Jace ―continuó la voz suave como la brisa―. Me acerco. Ponte en marcha. Busca tus respuestas. Pero rápido. El tiempo señala en un sentido... y lo hace con hambre.

Una puerta se materializó al fondo de la sala, rodeada de un brillo azul claro. Jace levantó la vista hacia Emrakul una vez más... y huyó.


Liliana

Liliana hacía todo lo posible por mantenerse con vida.

Había utilizado su propio poder para reducir los efectos del Velo de Cadenas. Consiguió que su piel no se abriera, que las venas no derramaran sangre. Al adueñarse por completo del Velo, creyó haber descubierto el secreto para utilizarlo de verdad.

Pero se equivocaba.

Aun así, por mucho que dolieran las represalias del Velo, eran mejores que desaparecer en el olvido ante el asalto de Emrakul. Aún disponía de un poder inmenso, pero todo aquel poder tenía un nuevo propósito: mantenerla con vida un momento más.

Sin embargo, sus momentos se agotaban. Mientras Emrakul descargaba latigazos y golpes contra su magia, Liliana envió a sus zombies al ataque. Los muertos mordieron a Emrakul, treparon por ella y lucharon como pulgas contra una tormenta, con un resultado similar. Cientos de zombies cayeron bajo el ataque de Emrakul y cientos más se desintegraron cuando Liliana extrajo instintivamente la magia que los reanimaba para sobrevivir un momento más.

Si había algún alivio en su derrota inminente, era el bendito silencio en el interior de su cabeza. No oía las advertencias del Hombre Cuervo ni los susurros del Velo. Aunque la realidad de Liliana fuera sangre, dolor y una lucha desesperada por sobrevivir, su mente era suya y solo suya. Aquello al menos era un consuelo.

Un tentáculo grueso como su propio torso se abrió paso hasta ella y la agarró por la cintura. Liliana gritó con rabia y fulminó el apéndice, cuya carne se marchitó y se desprendió. La nigromante tosió sangre, se tambaleó... y vio que los tentáculos seguían aproximándose.

Iba a morir allí.

Miró a los demás Planeswalkers, aún protegidos en el refugio que proporcionaban sus zombies cada vez más escasos. Nissa ya no gritaba, pero ahora yacía inconsciente junto al resto. Solo Jace seguía en pie, con el brillo azul protegiendo al grupo contra... algo, aunque tampoco se movía ni hablaba.

―¡Jace! ―llamó Liliana, pero su grito no obtuvo respuesta ni causó reacción alguna.

»¡Jace, espabila de una maldita vez! ¡Espero que estés haciendo algo útil! ―Eso fue todo lo que le dio tiempo a decir antes de volver a centrarse en Emrakul. Cada momento importaba. De ahí nació su nuevo mantra. "Un momento más. Un momento más. Un...".


Jace

Se arrojó a través del portal para escapar del asalto de Emrakul.

Esta vez apareció en un cuarto pequeño y oscuro, una réplica de uno de sus santuarios más privados en Rávnica. Allí, de pie ante él, estaba él mismo.

Después de todas las locuras que había vivido tras despertar en la torre, toparse consigo mismo era el desconcierto más benigno.

―Je, esto promete ―susurró para sí.

―Por fin has llegado ―dijo la copia sin sonreír ni moverse del sitio―. Ya iba siendo hora, aunque no tengo claro si realmente eres yo. ―Se quedó pensativo por un instante―. Te pondré un acertijo.

―¿Cómo? No, ni hablar de acertijos. Necesito respuestas. ¿Qué...?

―Primero, el acertijo ―insistió la réplica.

―¡Venga ya! No me puedo creer que una versión tiránica de mí mismo pretenda ponerme a prueba; o, peor aún, ¡un impostor maligno que quiere hacerme perder el tiempo! ―Jace concluyó su protesta con un gruñido de rabia.

La copia esbozó una sonrisa arrogante y arqueó una ceja. "¿De verdad soy tan molesto? Tengo que corregir eso".

―Te enfadas porque sabes que tengo razón ―argumentó la copia―. Necesito saber si eres yo. ―Jace se preguntó si habría consecuencias por pegarse a sí mismo un guantazo en toda la cara. "Probablemente".

―¿Y cómo sé que tú eres yo? ―No fue una contestación especialmente ingeniosa, pero fue la mejor que se le ocurrió. Su cerebro procesaba demasiadas cosas a la vez.

―Porque soy quien tiene las respuestas. Y ahora haz el favor de no perder más tiempo, porque no nos sobra. ―La réplica se puso a dar golpecitos en el suelo con el pie, un gesto que a Jace le resultaba demasiado familiar. "Creo que nunca volveré a atreverme a hablar con nadie. Pero qué insoportable soy...".

―Está bien, pregunta ―dijo hundiendo los hombros, molesto.

―Somos pequeños como piedras, pero si nos cerramos, oscurecemos todo el mundo. ¿Qué somos?

¡¿En serio?! ¿Ese es el acertijo? ¿El método infalible para asegurarte de que soy tú? Tienes que ser un impostor, porque me niego a creer que yo sea así de tonto.

―Responde a la pregunta; si no, pondré fin a esta conversación. ―Los ojos de la copia brillaron con un tono azul que Jace encontró amenazante, para su perverso deleite. "Me agrada saber que puedo parecer peligroso cuando quiero".

―Bah. Creía que se me habría ocurrido algo más difícil. Los ojos; la respuesta son los ojos. ―Jace pestañeó varias veces para razonar la solución―. Veo el mundo. Ahora no. Veo. No veo. ¿De verdad ha servido de algo el acertijo? ―La copia se relajó y disolvió el hechizo que tenía preparado.

Jace por fin entendió la situación. El objetivo del acertijo no era ver si conseguiría resolverlo: era ver lo ofendido e incrédulo que se mostraría al planteársele una adivinanza tan fácil. Al fin se tranquilizó. "Vale, ese soy yo". Sabía que la réplica pensaba lo mismo.

―Muy bien, ya ves que soy yo. Es decir, soy... Bueno, tú eres yo y yo soy tú. Probablemente. En fin, has prometido que responderías a mis dudas. ―Jace trató de leer la mente de la copia, pero no ocurrió nada.

―Eso no funciona en este sitio. Tendremos que hablar ―dijo la copia con una sonrisa de falsa modestia.

―De acuerdo. ―Jace trató de no apretar la mandíbula―. Hablemos, pues. Tú primero.

―Mm... ―La réplica meditó durante unos segundos―. No sé qué cosas comprendes y cuáles no. Es mejor que me hagas preguntas.

―Como quieras. ¿Dónde estamos? ―Jace no creía que fuese la pregunta más importante, pero llevaba un buen rato vagando por aquella extraña torre y quería saber qué era aquel lugar.

―¿En serio? ¿Todavía no lo has deducido? ―"Maldito engreído de las...". Jace se enfureció, aunque el engreído en cuestión fuera él mismo. En ese instante de enfado, por fin lo comprendió. Recordó lo que había ocurrido.

Emrakul había florecido. Liliana y sus zombies les habían proporcionado un refugio temporal contra los vasallos de Emrakul, pero ninguno de los Planeswalkers estaba preparado para el ataque de la propia Emrakul. La amenaza física era el peligro más obvio, pero el auténtico problema era el asalto mental. Nunca había sufrido una presión y un dolor tan intensos como aquellos. El truco defensivo de Tamiyo había fracasado al instante. Jace no había tenido tiempo para planear, para pensar.

Y entonces, en un acto reflejo, había lanzado un hechizo. Un hechizo que había preparado mucho tiempo atrás para prevenir que su mente se desintegrara.

"No estoy en la torre. Soy la torre". Todo cobraba sentido por fin. Las escenas de sus amigos, el encuentro con Emeria e incluso la conversación actual habían tenido lugar dentro de su propia cabeza, alimentadas por el poder del hechizo. "Bienvenidos a la residencia Beleren. Espero que disfruten de una estancia cómoda y agradable". Teniendo en cuenta lo que había visto en las mentes de sus amigos, sospechaba que nadie se había sentido a gusto. Sin embargo, la alternativa era desaparecer en el olvido... o peor aún por siempre y sempre y semre y emre y...

Sacudió la cabeza con fuerza para combatir la invasión y se fijó en que la copia hacía lo mismo. La presión de Emrakul era cada vez mayor. Jace miró hacia arriba y vio que el techo de la habitación temblaba. "Sigue atacando. Se acerca".

―¿Y tú? ¿Eres yo?

―Innistrad es un lugar extraño, peligroso. En cuanto llegué, supe que algo iba mal, así que tomé... precauciones por si llegaba a ocurrir algún desastre. Acertijos dentro de acertijos, sombras dentro de sombras. Emrakul es el mayor peligro al que jamás me he... Al que jamás nos hemos enfrentado. Por eso tracé un plan de emergencia para mantenerme separado de mí mismo. De ese modo podría averiguar qué ocurría en realidad y buscar la manera de detenerlo. De corregirlo. Tú ya me entiendes. ―Y ahora lo entendía.

Jace era muy hábil manipulándose a sí mismo. Se estremeció, dudando cuál de ellos sería el auténtico; el mejor Jace. "Qué tontería. Soy yo, por supuesto".

―Para el carro, listillo ―dijo la copia con una sonrisa―. No te des tantos aires, que solo eres la segunda persona más astuta del lugar.

―Cierra el pico y céntrate. ―La mente de Jace al fin empezaba a trabajar a un ritmo familiar y reconfortante―. ¿Cuál es el plan? Espero no haberte creado solo para plantearme un acertijo de poca monta. Aún no sabemos cómo vencer a Emrakul.

―Habla con Tamiyo. Estaba contándonos algo muy interesante justo cuando atacó Emrakul.

―¿Esa es tu valiosa contribución? ¿Decirme que hable con Tamiyo?

―No, mi valiosa contribución ha sido ayudarnos a caminar, hablar y pensar con normalidad incluso con el equivalente psíquico de un festival rakdos-golgari elevado al infinito martilleándonos el cerebro. Tiene su complicación, la verdad.

―Caray. Esto... Gracias, Jace. Buen trabajo.

―Los demás están muy mal, pero al menos nosotros podremos pensar con coherencia. La situación... no es alentadora. Y hay otro problema.

―¿Qué prob...? ―Antes de formular la pregunta, la respuesta acudió a su mente. Las dos partes de Jace empezaron a fusionarse, a convertirse en uno. Hubo una respuesta en voz alta, pero ambos la dijeron a la vez.

―Liliana va a morir. ―Jace anuló el hechizo. La torre dio paso a la realidad.


Jace

Regresó en medio del caos. Liliana yacía en el suelo, inconsciente y sangrando copiosamente por numerosas heridas. Emrakul se cernía sobre ellos completamente desplegada; una brillante luz lavanda resplandecía en el centro de su cuerpo, el ojo de su tormenta. Sus anchos y gruesos tentáculos devastaban lo que quedaba de Thraben.

Los zombies de Liliana apenas eran una fracción de los que había antes de haber lanzado su hechizo. Los humanos y las bestias infectados por la locura de Emrakul habían empezado a congregarse de nuevo y amenazaban con atravesar las filas de muertos vivientes. Repeler el asalto mental de Emrakul no serviría de mucho si sus siervos les hacían pedazos.

Los otros Planeswalkers habían recuperado la consciencia justo después que él, pero seguían confusos y desorientados. Jace les ayudó a centrarse y retiró las telarañas del ataque de Emrakul―. Chandra, Gideon, ayudad a los zombies de Liliana. Tenéis que detener a los siervos de Emrakul. ―Gideon se puso en marcha de inmediato, con la determinación y la presteza de un soldado. Una imagen del látigo de Erebos acudió a la mente de Jace, pero se libró de ella.

Chandra dudó por un instante―. Aún puedo... Aún puedo reducirla a cenizas. Dejadlo en mis manos. ―Sus dudas se desvanecieron, sustituidas por una confianza natural que a Jace le pareció fascinante y desconcertante a partes iguales. "No es confianza fingida: la encuentra sin esfuerzo. Qué curioso", pensó para sí mismo. Jace cuestionó el plan. Tratar de incinerar a Emrakul no parecía adecuado ni posible. Sin embargo, ¿cómo podía estar seguro de que la propia Emrakul no había implantado esa duda? Se había metido en su cabeza, ¿verdad? Había sentido el poder de Emrakul.

Jace proyectó sus pensamientos al grupo entero y el hechizo de protección mantuvo las mentes unidas―. No, Chandra. Emrakul es demasiado grande y poderosa. No podemos derrotarla así. Ni siquiera sé si podemos destruirla.

Jace tiene razón. Sería como arrojar una antorcha al océano. No serviría de nada ni aunque dispusiéramos de todas las líneas místicas. Es demasiado... inmensa. ―La voz de Nissa sonaba extraña, distante. Se ocupaba en tejer tallos, brotes y hojas para preparar cataplasmas y administrarlas sobre las heridas de Liliana, manteniéndola con vida―. Emrakul estuvo presente en mi despertar, cuando mi chispa se encendió. Quizá sea adecuado que esté presente en el final.

Vaya par de aguafiestas estáis hechos. ―El tono alegre de Chandra contradecía sus palabras―. Dejaos de lamentos y haced el favor de pensar cómo saldremos de esta. Yo tengo que ir a quemar unos cuantos bichos mientras tanto. ―Chandra corrió hacia el borde de la horda de zombies y sus llamas detuvieron a los sectarios enloquecidos.

Jace, recuerda las palabras de Avacyn ―dijo la voz de Tamiyo, una suave brisa en una costa soleada.

Un recuerdo tintineó en la mente de Jace. Eran las últimas palabras que un ángel demente había dirigido a su creador: "Lo que no puede ser destruido debe ser atado".

Jace, esa es la respuesta, lo que debemos hacer. No podemos destruir a Emrakul: tenemos que contenerla. ―La voz de Tamiyo era insistente y clara. Los Guardianes se habían enfrentado al mismo dilema en Zendikar, donde habían optado por destruir a los titanes. Sin embargo, eso no era posible en Innistrad. Emrakul estaba por encima de sus poderes. La única destrucción que había en juego era la de los Guardianes... y la del resto del plano.

¿Cómo lo haremos? Encerrarla quizá sea igual de imposible que destruirla. ¿Qué prisión podría contenerla?

La misma que retuvo a todos los horrores de Innistrad durante cientos de años.

¿El Helvault? ―dudó Jace―. ¿No lo habían destruido?

No, el Helvault no ―respondió Tamiyo―. Me refiero al origen del Helvault: la luna, una luna de plata. Tengo un hechizo de contención. Un hechizo muy poderoso. Puedo armonizarlo con la luna, pero tenemos que asociarlo a Emrakul...

Jace pensaba a toda prisa. Podían hacerlo. Confiaba en que podía dirigir el hechizo de Tamiyo contra Emrakul. Sin embargo, necesitarían poder para alimentar el hechizo. "Nissa...".

La elfa estaba callada, centrada en infundir su maná a las cataplasmas para Liliana, que al fin respiraba con normalidad, aunque seguía inconsciente. Jace sintió una inmensa gratitud hacia Nissa, pero ahora necesitaba pedirle un esfuerzo mayor, mucho mayor―. ¿Puedes potenciar el hechizo?

La voz de Nissa sonó fría, serena―. No. Aquí hay muy pocas líneas místicas que pueda tocar. Muy pocas que quiera tocar. ―Jace guardó silencio, sin saber qué decir o cómo ayudarla―. Pero estoy en deuda contigo, Jace Beleren. Lo intentaré.

¿En deuda por qué?

No era dueña de mi mente. Estaba atrapada en la oscuridad provocada por Emrakul. Se había apoderado de mí con demasiada facilidad. Era... desagradable, pero me has rescatado de ese horror. Tienes un don para hacer muy sencillas las cosas difíciles. Haré lo que pueda.

Bueno, esto... En realidad no lo he hecho yo. O sea, el hechizo era mío, pero lo lancé sin pensar y puede que haya... complicado las cosas, porque...

Basta con un simple "gracias", Jace. También tienes un don para hacer muy difíciles las cosas sencillas. Estoy preparada.

Jace no sabía qué responder a eso, así que no lo hizo―. Tamiyo, ¿estás lista?

La pueblo-lunar había desenrollado un pergamino. Otro recuerdo acudió a la mente de Jace. "El ángel tenía un pergamino, un pergamino con presilla de hierro". Al fin supo dónde había visto el pergamino de Emeria: pertenecía a Tamiyo. Sin embargo, el pergamino que había elegido su compañera no tenía ninguna presilla de hierro.

No era el momento de pararse a pensar en aquel misterio. Cada vez tenían menos espacio para maniobrar. Gideon y Chandra luchaban por repeler a las huestes de Emrakul, pero no podían estar en todas partes a la vez y los zombies empezaban a verse superados. Había llegado el momento de actuar.

Procedamos ―confirmó Tamiyo. Comenzó a leer el pergamino. Jace no pudo escuchar con atención las palabras, ya que debía centrarse en dirigir el hechizo de Tamiyo hacia Emrakul utilizando los conocimientos que había aprendido de Ugin y su uso de los edros en Zendikar. Un glifo destelló hacia la luna y grabó numerosas líneas brillantes en su reflejo plateado. Tenía que usar ese glifo para atar a Emrakul, o la presencia de Emrakul.

El hechizo exigía poder. Corrientes, torrentes de poder. Nissa forcejeó contra la tierra y sus ojos desprendieron un brillo verde mientras tejía los fragmentos de maná contaminados que quedaban en Innistrad y los convertía en energía. Jace podía sentir cómo la elfa drenaba las líneas místicas, buscando hasta la última gota de maná. No era suficiente. No sería suficiente. Nissa cayó al suelo y los brazos le flaquearon.

Estaban a punto de perder el hechizo.

Mientras Jace trataba de mantenerlo, perdió el contacto mental con Tamiyo. Donde antes estaba la mente de la pueblo-lunar, ahora había una nube, una niebla gris oscura que Jace era incapaz de atravesar. Tamiyo extrajo otro pergamino, un pergamino grande con presilla de hierro, y empezó a leer un segundo hechizo.

La energía fluyó hacia Jace. Sintió que estaba en un caudaloso río de maná, inmerso en una magia y una energía mayores que las que había sentido jamás. Fue una sensación maravillosa. Reunió la magia, la moldeó y alineó los puntos del glifo con los respectivos nodos que proyectó en el acto sobre Emrakul. Finalmente, Jace desencadenó todo el poder del hechizo.

Un destello resplandeció en la luna.

Un frío haz plateado alcanzó a Emrakul desde el cielo.

La luz de la luna bañó al titán, lo envolvió... Y la criatura se estiró y salió proyectada hacia la luz, hacia la luna.

Aquella distorsión era físicamente imposible. Ante los ojos de Jace, la silueta de Emrakul recorrió el haz de luz hacia el astro, estirándose cada vez más hasta que...

Se partió.

Emrakul se plegó y mermó. Se encogió como un fino trozo de pergamino al mojarse, compactándose hasta quedar reducida a la nada de una manera que parecía imposible para un ser de su tamaño. O que era imposible.

La luz se apagó. Emrakul había desaparecido. Habían ganado.

La superficie plateada de la luna brillaba con los patrones triangulares del glifo. Marcada. Estigmatizada. Lacrada.

Por un momento, el único sonido audible fue el de las hojas secas que se mecían en el viento. Al lado de Jace, Tamiyo cayó de rodillas y vomitó.


Liliana

Seguía con vida.

Se sentía exultante. Había experimentado el deleite muchas veces: cuando había recuperado la juventud; cuando había matado a los demonios Kothophed y Griselbrand; cuando había oído sus últimos estertores... En todos aquellos momentos se había sentido como si hubiera jugado sucio de la mejor manera posible: cuando juegas sucio y ganas sin que haya consecuencias.

Sin embargo, este momento era todavía más delicioso. Puede que fuese porque había estado segura de que iba a morir. Quizá fuese porque había plantado cara a Emrakul imprudentemente, llena de orgullo y sed de control, pero justo por eso seguían con vida. Tal vez fuese porque Emrakul había desaparecido. Su corrupción y su hedor se habían esfumado de Innistrad y todo era mejor sin ellos.

Sintió un escalofrío solo de pensar en Emrakul. Había estado muy cerca de morir. O de algo peor. Contempló la luna en silencio. "Ojalá te pudras ahí para siempre. Ahora sabes lo que ocurre cuando te enfrentas a Liliana Vess".

Los Planeswalkers decidieron volver a reunirse al atardecer de una jornada muy larga. Tras la batalla contra Emrakul, aún había incendios que extinguir, ojos que cerrar, llantos que consolar, heridas que sanar... O nada de eso, en muchos casos de trauma. A Liliana le daba todo igual. Cada vez que ponía a prueba los límites del Velo de Cadenas, luego se sentía vacía, como si una parte de ella se hubiera perdido. Le había ocurrido tantas veces que ya ni siquiera sabía si podría reconocer lo que faltaba.

Además, ya había hecho suficiente. Había realizado buenas obras para una larga temporada. "Todos habríais muerto de no ser por mí. Tenéis suerte de que no exija una compensación por salvar este mundo". Bueno, exigiría una compensación, pero no en ese momento ni a ningún habitante de Innistrad.

Qué cosas tan peculiares hacía la gente por lealtad y compromisos imaginarios. Por ejemplo, los Guardianes. No se debían nada los unos a los otros, literalmente. No obstante, allí estaban, luchando los unos por los otros y dispuestos a morir por sus compañeros. Liliana conocía esa clase de vínculos y estaba dispuesta a depender de ellos, siempre y cuando fuera con sus zombies. Era una dinámica de poder fiable. Sin embargo, Innistrad le había mostrado los límites de su actitud. Los zombies eran siervos ideales, pero no podían realizar determinadas tareas. Además, luchar sola era maravilloso... hasta que dejaba de serlo cuando no estabas preparada para lo improbable y no había nadie para salvarte de lo imprevisto.

Recientemente había pensado en aprovecharse de lo que Jace sentía por ella. O de lo que había sentido, probablemente. "No es más que un crío. Debería saber que no me conviene". Jace había demostrado ser muy poco fiable, obviando su triunfo reciente. "¿Qué hacías con tu hechizo mientras yo te mantenía con vida? ¿Intentabas matar a Emrakul pensando?". Aunque admitía que Jace había encontrado una solución, eso no mejoraba demasiado lo que pensaba de él. "Un crío. Debería desentenderme de ti".

Sin embargo, ahora tenía delante una oportunidad mucho más llamativa que Jace y sus limitaciones. Un grupo, un grupo de amigos. Aquella jornada le había revelado algo interesante sobre el poder de la amistad: los amigos, si se les manipula correctamente, son como zombies mejorados. Te ayudan y te salvan la vida porque quieren, no porque tengan que hacerlo.

Con amigos poderosos como aquellos, ¿qué otras posibilidades se abrían ante ella? ¿Qué más podría conquistar? ¿Qué más podría obtener? Sonrió al pensar en las expectativas. No obedecerían sus órdenes, pero ¿acaso importaba? Jace no era el único crío en comparación con ella; todos eran críos. Ninguno de ellos tenía la experiencia de Liliana; ninguno había probado siquiera el poder que ella había tenido ni el que tenía ahora; ninguno era tan despiadado ni centrado como ella.

No sabía dónde estaba el Hombre Cuervo. No había rastro de él ni dentro ni fuera de su cabeza. El Velo de Cadenas había callado. Hoy le había demostrado lo poco fiable que era; la lección había sido extremadamente dolorosa. "Pero cuando tenga a mis propios Guardianes para curarme después de usarlo...". Dejó la reflexión para más tarde, pero le gustó cómo sonaba. "Mis propios Guardianes".

Gideon estaba soltándole un discurso a Tamiyo. La pueblo-lunar tenía mala cara y Liliana no la culpaba. Gideon era agradable a la vista, pero había zombies más listos que él. Siguió balbuciendo cosas acerca de los Guardianes, de cómo apenas estaban empezando a hacer obras de caridad, y propuso a Tamiyo que se uniera a su grupito. Ella negó con la cabeza y se disculpó antes de marcharse, con los ojos desorbitados y llenos de miedo. Otra maga mental demasiado sensible; otra inútil, como cierto mago.

Jace se volvió hacia ella y la miró con sus ojos de cachorrito. "Decídete de una vez, niñato". Liliana se tragó su enfado. Necesitaba a Jace y su actitud de cachorrito.

―Gideon... ―La voz de Jace transmitía duda e inseguridad. Hablaron entre ellos en voz baja y Liliana procuró no mostrar la sonrisa que esbozaba por dentro. "Eso es, Caperucito, ignora las dudas y convéncete de que quieres ayudarme". Sin embargo, estaba claro que a Gideon no le alegraba la propuesta, aunque Liliana dudaba que Gideon se alegrase con nada. "Al menos deberías disfrutar de tu juventud y tu atractivo mientras los conserves. ¿Cómo pueden ser tan tontos estos críos?".

Finalmente, el musculitos se acercó y le soltó algunas tonterías sobre hacer el bien, pero Liliana estaba concentrada en preparar su juramento y no le prestó atención. Había pensado cuál sería la forma adecuada de hacerlo. Si parecía demasiado convencida y empalagosa, levantaría sospechas y eso complicaría los siguientes pasos. En cambio, si sonaba demasiado cínica y desconfiada, esas sospechas se confirmarían. Necesitaba un equilibrio delicado, un toque de cinismo que aderezara sus "buenas intenciones".

Cuando Gideon le pidió que realizara el juramento, estaba preparada.

―Veo que juntos tenemos más poder que por separado. Si eso significa que puedo hacer lo que hay que hacer sin depender del Velo de Cadenas, mantendré la guardia. ¿Contentos?

Lo pronunció con una ligera sonrisa, apenas un atisbo. Además, el placer que sentía era auténtico. Al fin y al cabo, las mejores mentiras siempre contienen la verdad suficiente para disimular.

Ahora era miembro de los Guardianes. Los posibles futuros se abrieron en su mente, llena de promesas y ambición.


Jace

Estaba exhausto. Había pasado el día más largo de su vida y lo único que quería era dormir, disfrutar de un descanso sin sueños ni pensamientos.

Sin embargo, antes necesitaba hablar con alguien.

La encontró en las afueras de Thraben, sentada en las ruinas de una pequeña capilla. Quedaban pocos edificios en pie en la ciudad y aquel santuario no era una excepción.

Allí estaba, sentada con las piernas cruzadas y los ojos cerrados. Jace se sintió mal por interrumpir un momento tan privado, pero tenía que preguntarle algo.

―Tamiyo, ¿estás...? ¿Puedo...? ―No sabía cómo hacerlo. Tamiyo abrió los ojos. Su rostro aún estaba dominado por las náuseas y el pavor que había mostrado desde que concluyeron el hechizo.

»¿Qué te ocurrió, Tamiyo? Estabas allí, unida a mi mente, pero de pronto... desapareciste. Te desvaneciste. ¿Qué sucedió?

Tamiyo guardó silencio... y rompió a llorar. Las lágrimas corrieron por sus mejillas una tras otra. Plic plic, sonaban al caer en los escombros de piedra.

―Nissa había caído ―dijo ella con voz débil y titubeante―. Estábamos a punto de perder el hechizo. No sabía qué hacer... Cómo ayudar.

―Entonces, ¿Nissa potenció el hechizo ella sola? ―Jace estaba asombrado―. Es impresionante. Creía que lo habías hecho tú, con el segundo pergamino.

―No, no lo entiendes. ―Tamiyo le miró con tristeza y desprecio en los ojos―. Lo hice yo... Con el segundo pergamino. De ahí extrajimos la energía.

―Pero ¡eso es maravilloso! ¡Nos has salvado! ¡Has salvado Innistrad! ¡Has salvado... todo! ¿Te sientes mal por haber usado el pergamino de hierro? ¿Uno de los que no querías utilizar?

―¡Calla, Jace, calla! No lo empeores... y escúchame. No lo hice conscientemente. Esa cosa... Ella... se adueñó de mí. ¿Lo entiendes? ¡No era yo! Yo estaba allí, en mi propio cuerpo, indefensa cuando se acercó y se apoderó de mí. Los ojos, las manos, la voz... Me lo arrebató todo. Dejaron de ser mías. ―Los gemidos se convirtieron en llanto.

Jace recordó una voz, la voz de ella cuando se apoderó de sus piezas de ajedrez e hizo que se apuñalaran unas a otras. Todas las piezas son mías, Jace Beleren. Siempre lo han sido. Simplemente, no quiero seguir jugando.

―Lo... Lo siento, Tamiyo. No sé cómo...

―Pero eso no es lo peor. El pergamino que utilicé... El segundo... No debería haberlo abierto. Hice una promesa hace mucho tiempo y algún día tendré que responder por ello. Pero el hechizo que ella leyó... no era el original. El pergamino que utilizó contenía... un hechizo distinto.

Emeria. Una larga pluma apareció de la nada y la desconocida comenzó a escribir en el pergamino. Jace se echó a temblar.

―Lo había cambiado. ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo pudo alterarlo? ―La voz de Tamiyo estaba al borde del pánico―. Ese monstruo se apoderó de mi cuerpo y leyó un pergamino que debería haber devastado este plano... ¡Pero en vez de eso nutrió un hechizo que la ha encerrado aquí! ¿Cómo ha podido suceder, Jace? ¿Por qué ha ocurrido? ¿Qué hemos hecho?

―No... No lo sé... ―Jace no tenía más palabras para ella. Ni para sí mismo.

―Te lo dije en una ocasión. ―Tamiyo respiró hondo―. A veces, nuestras historias tienen que tocar a su fin. Mas aquí estamos, buscando la manera de prolongar nuestras historias, cueste lo que cueste. Pero ¿y si todas las historias no son más que la historia de ella? ¿Y si todas están atadas a un horrible destino que aguarda para revelarse? ―Tamiyo levantó la vista hacia la luna.

»¿De verdad hemos ganado? ―Su voz ya no sonaba temerosa, sino lastimera. Jace no tenía nada que responder. Finalmente, Tamiyo se elevó y partió hacia el cielo oscuro. No hubo palabras de despedida.

Jace permaneció sentado durante largo tiempo. Volvió a contemplar la luminiscencia plateada de la luna, el glifo grabado en la superficie, el testimonio de lo que habían hecho los Guardianes. En las profundidades de aquella luna se encontraba la fuerza más poderosa y destructiva que jamás habían conocido. Las palabras del ángel se clavaron en su cabeza como puñales de un destino frustrado. Todo está mal. Estoy incompleta, insatisfecha, imperfecta. Debería haber florecimiento, no resentimiento estéril. La tierra no es receptiva. No es mi momento. No todavía.

Sintió un escalofrío en la nuca. No es mi momento. No todavía. Dejó caer la mirada y fue en busca de un lecho para entregarse temporalmente al olvido.


Archivo de relatos de Luna de horrores
Archivo de relatos de Sombras sobre Innistrad
Perfil de Planeswalker: Jace Beleren
Perfil de Planeswalker: Chandra Nalaar
Perfil de Planeswalker: Gideon Jura
Perfil de Planeswalker: Nissa Revane
Perfil de Planeswalker: Liliana Vess
Perfil de Planeswalker: Tamiyo
Perfil de plano: Innistrad

Latest Magic Story Articles

MAGIC STORY

30 de Mayo de 2018

Regreso a Dominaria: episodio 12 by, Martha Wells

Historia anterior: episodio 11 —Con lo bien que iba todo... —dijo Liliana torciendo el gesto. Un trueno retumbó en la lejanía y la nigromante lanzó otro hechizo contra Yargle, para luego...

Learn More

MAGIC STORY

23 de Mayo de 2018

Regreso a Dominaria: episodio 11 by, Martha Wells

El sol estaba a punto de ponerse cuando el Vientoligero dejó atrás el océano y comenzó a sobrevolar la costa de Urborg. Gideon y Liliana se encontraban en el puente mientras Jhoira guiab...

Learn More

Artículos

Artículos

Magic Story Archive

¿Quieres más? Explora los archivos y sumérgete en miles de artículos sobre Magic escritos por tus autores favoritos.

See All

Este sitio utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, proporcionar funciones sociales y analizar el tráfico web. Al hacer clic en SÍ, darás tu consentimiento al uso de cookies. (Learn more about cookies)

No, I want to find out more