Las cartas de planeswalker representan aliados a los que puedes llamar para que luchen a tu lado. Son parecidas a las cartas de artefacto, criatura o encantamiento.

Al comienzo del juego, tu mazo ya lleva incluidas cartas de planeswalker, al igual que las otras. Puedes lanzar una carta de planeswalker en cualquier momento en que pudieras lanzar un conjuro. Un planeswalker es un permanente, por lo que cuando se resuelve un hechizo de planeswalker que controlas, entra al campo de batalla bajo tu control.

Cada planeswalker tiene un subtipo. Por ejemplo, Kiora, la ola rompiente dice “Planeswalker—Kiora” en su línea de tipo, lo que significa que su subtipo es “Kiora”. Si un jugador controla dos o más planeswalkers con el mismo subtipo, ese jugador elige el que quiere conservar y pone los demás en el cementerio.

La “lealtad” de un planeswalker es el número impreso en su esquina inferior derecha. Un planeswalker entra al campo de batalla con esa misma cantidad de contadores de lealtad sobre él y, si llega a tener cero contadores de lealtad, se pone en el cementerio de su propietario.

Anatomía de una carta de planeswalker

Las cartas de planeswalker son distintas de la mayoría de cartas. Si las observas, verás que: