Biography

Esta maga blanca nació en un plano arrasado por la guerra y la oscuridad, del que se marchó cuando se encendió su chispa de Planeswalker... y nunca ha regresado. Elspeth se especializa en la comunidad y la fortificación, y usa hechizos que reúnen, refuerzan y protegen de todo daño a ejércitos poderosos.

Elspeth no desea más que envainar su espada por última vez y encontrar un plano al que pueda llamar hogar. La violencia y la destrucción parecen seguirla allá donde va; una y otra vez se ve obligada a tomar las armas y usar su magia defensiva para proteger a aquellos que lo necesitan.

Elspeth llegó a Theros desde un plano devastado por la guerra con la esperanza de encontrar aquello que siempre le había sido negado: la paz. Bajo la protección de los dioses, confiaba que Theros no necesitaría guardianes como ella. Pero en cuanto llegó, sus habitantes se dieron cuenta de que Elspeth era una forastera con poderes y habilidades que no hacían más que alejarla de los nativos de Theros. En las tierras salvajes entre dos ciudades-estado, Elspeth fue atacada por una hidra monstruosa que ya había causado la muerte a un sinnúmero de guerreros. Se enfrentó sola a la criatura y, tras un duro combate, salió victoriosa. Después de esto, todo lo que ansiaba era regresar al anonimato, pero en Theros, los planes de los mortales deben plegarse a la voluntad de los dioses. Su proeza heroica ha atraído la atención de Heliod, dios del sol, que busca convertirla en su campeona.

CARTAS DE PLANESWALKER

ELSPETH, CAMPEONA DEL SOL

VER ESTAS CARTAS EN THE GATHERER

PLANOS VISITADOS

ALARA

Los cinco fragmentos de Alara vuelven a ser uno, dando lugar a confusión y magias desconocidas. Todo sucede tal y como lo planeó Nicol Bolas. ¿Podrán detenerlo antes de que este plano quede destruido?

MÁS INFORMACIÓN

ALIADOS Y ENEMIGOS PLANESWALKERS

AJANI MELENA DORADA

Ajani Melena Dorada se debate entre su ferocidad de leonino y su sentido de la justicia. Nació en Naya y se convirtió en un paria en su propia familia, un leonino albino al que el resto de la manada nunca aceptó.

MÁS INFORMACIÓN

 

 

Este sitio utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, proporcionar funciones sociales y analizar el tráfico web. Al hacer clic en SÍ, darás tu consentimiento al uso de cookies. (Learn more about cookies)

No, I want to find out more