UN JUEGO CON UNA HISTORIA LEGENDARIA

Aunque en muchos aspectos son completamente diferentes, todos los Planeswalkers comparten una misma ambición: su deseo de explorar y controlar las numerosas maravillas del Multiverso. ¿Y qué une los planos del Multiverso? El maná, la energía que es parte de estos mundos y que alimenta su magia.

Solo un Planeswalker puede invocar y emplear esta energía. Mientras que el resto de seres comunes desconocen que existen mundos más allá del suyo, los Planeswalkers saben la verdad: que cada plano no es más que uno de los muchos que existen, con un maná único que pueden controlar.

ERES PARTE DE LA ÉLITE

Un Planeswalker es un mago poderoso, capaz de viajar entre los planos de existencia. Solo uno entre un millón nace con esta chispa en su interior, e incluso entre ellos, pocos son los que consiguen encenderla.

A menudo, los que lo consiguen han de pasar por una gran crisis o un trauma. Una experiencia cercana a la muerte puede encender esa chispa, como también una epifanía que les cambia la vida o incluso el trance revelador de una meditación.

Pero en cuanto se enciende la chispa, los Planeswalkers ganan la rara habilidad de sobrevivir a la energía desatada de entre los planos y obtienen así el poder de viajar de un plano a otro. Esta habilidad, por tanto, les da acceso a muchas tierras, criaturas y hechizos diferentes: más de las que muchos archimagos ligados a un único plano podrían conseguir jamás.

La vida de un Planeswalker está llena de elecciones y autodeterminación, libre de las fronteras del mundo o del destino. Muchos Planeswalkers se encomiendan a una misión personal mientras exploran los secretos del Multiverso. A menudo descubren las profundidades de su propia alma por el camino.

Con esta libertad y este poder, los Planeswalkers son la pluma que escribirá la historia... y el futuro.

MÁS INFORMACIÓN

EXPLORA LOS MUCHOS PLANOS DE EXISTENCIA

El Multiverso es una extensión infinita de mundos. Estos mundos, llamados planos, son tan diferentes como permite la imaginación.

Un plano puede estar cubierto por completo por una densa selva, mientras que en otro la naturaleza puede haber sido sustituida por una gigantesca red de paisajes urbanos. Otros pueden ser volcánicos, estar helados, desiertos o estar formados enteramente por metal.

Tampoco comparten las leyes habituales de la física: podemos encontrar tanto extensiones infinitas de materia como minúsculas motas de espacio vacío e incluso inversiones de la realidad que desafían toda lógica.

El viaje de un Planeswalker pasa por descubrir a qué mundos y poderes tendrá que enfrentarse.

MÁS INFORMACIÓN

We use cookies on this site to enhance your user experience. By clicking any link on this page or by clicking Yes, you are giving your consent for us to set cookies. (Learn more about cookies)

No, I want to find out more