Comandantes

  • Yidris, enarbolador del remolino

    Yidris, enarbolador del remolino

    Yidris es un ogro del fragmento de Grixis, en el plano de Alara, cuyas mutaciones inestables amenazaban con destrozar su mente. No existía ningún tipo de magia que lo librara de su maldición. Después de que Grixis colisionara con los otros fragmentos durante la Confluencia, algunos caballeros de Bant llevaron a Yidris hasta una tormenta inestable de maná puro. El poder impredecible de este Remolino estabilizó las mutaciones de Yidris y lo transformó en un conducto de su propia energía caótica.

  • Saskia la Inclemente

    Saskia la Inclemente

    Saskia fue la única superviviente de una masacre. La tradición de su pueblo dice que los supervivientes de una batalla deben erigir un monumento para honrar a los caídos, una tarea en la que Saskia empleó todos sus esfuerzos en soledad durante casi diez años. A medida que las nuevas sobre su labor se difundían, miles de guerreros viajaron para contemplar cómo Saskia colocaba la última piedra sobre este símbolo de resistencia. Una vez que el monumento estaba completo, su corazón dejó de sentir dolor para sentir sed de venganza.

  • Kynaios y Tiro de Meletis

    Kynaios y Tiro de Meletis

    Hubo un tiempo en que una de las regiones más amplias de Theros estaba gobernada por el tirano Agnomakhos, un arconte inmortal; hasta que un día, Kynaios y Tiro, unidos por el amor que se proferían entre sí y su pasión por la libertad, lo desafiaron. El pueblo se unió a su causa, y Agnomakhos salió derrotado. La polis de Meletis se fundó sobre las ruinas como almenara de libertad e inspiración; fue entonces cuando Kynaios y Tiro se convirtieron en sus guardianes.

  • Atraxa, voz de los magistrados

    Atraxa, voz de los magistrados

    Atraxa marca la victoria definitiva en la conquista pirexiana de Mirrodin. La que una vez fue un ángel mirrodiano que se opuso a la corrupción de Pirexia, fue capturada cuando se encargaba de proteger a un grupo mirrodiano que se retiraba. La magistrada Elesh Norn honró su tesón con el presente de la perfección pirexiana. Jin-Gitaxias, Sheoldred y Vórinclex se unieron a Elesh Norn. Entonces nació Atraxa, testimonio del extraordinario propósito de Pirexia.

  • Breya, modeladora de eterium

    Breya, modeladora de eterium

    El fragmento de Esper, en el plano de Alara, se esfuerza por modernizar a todos los seres vivos con una aleación imbuida de éter llamada eterium. Los esperianos creían que el eterium era limitado. Sin embargo, Breya encontró carmot, el mineral rojo necesario para crear eterium, mientras exploraba Jund. Entonces, Breya sustituyó la mayor parte de su cuerpo con el eterium que había creado. Más tarde, la magia salvaje de Jund afectó a su eterium y le confirió habilidades poderosas.

  • Kydele, elegida de Krufix

    Kydele, elegida de Krufix

    Kydele es el oráculo principal de Krufix, el enigmático dios de los horizontes y los misterios de Theros. Para Kydele, no hay mejor virtud que la búsqueda y la aceptación de la verdad. Desde su asiento en el templo de Krufix, Kydele ha visto verdades que destrozarían las mentes de los simples mortales. Krufix le reveló a Kydele la verdadera naturaleza de los dioses y el lugar de Theros en el Multiverso, algo que jamás podrá olvidar.

  • Trasios, héroe tritónido

    Trasios, héroe tritónido

    Trasios es un tritónido, uno de los pocos que viven junto con los humanos en la enorme polis costera de Meletis. Creyendo que se había ganado el favor divino de Tassa, diosa del mar, Trasios abandonó su hogar y se embarcó en un viaje de peregrinación para explorar las profundidades del océano. Asegura que visitó las ruinas de la polis legendaria de Olantin en su última expedición, aunque pocos lo creen.

  • Destrozaviales el Fiero

    Destrozaviales el Fiero

    Los habitantes de Tarkir conocen demasiado bien el poder destructivo del fuegodragón, y Destrozaviales, un trasgo del clan Kólagan, no es ninguna excepción. Lleno de valentía y descaro, pasó toda una vida manipulando y destrozando viales de esta peligrosa sustancia. En otra línea temporal y con otro nombre, el Planeswalker Sarkhan Vol lo veía como compañero de clan y amigo.

  • Tymna la tejedora

    Tymna la tejedora

    Tymna es una de las pocas mortales de Theros que controla la magia de las Moiras. Prestó servicio como batallasagaz de Meletis, una orden que se enorgullece de ganar batallas mediante la estrategia en lugar de la fuerza. Su trayectoria se vio truncada por un accidente de carro que la dejó ciega. Ahora, Tynma entrelaza meticulosamente los hilos del destino. Estas hebras vibran bajo sus dedos a medida que sus maquinaciones se desarrollan.

  • Rafhos, cuidador de almas

    Rafhos, cuidador de almas

    Como uno de los oráculos de Atreos, el dios del paso, Rafhos conocía la efímera naturaleza de la vida. Aun así, ver a su amada perecer en combate fue una carga demasiado grande para él. Rafhos acordó ayudar a Atreos a guiar a los muertos al Inframundo a cambio de ver a su difunta amante una vez al año. Ahora, Rafhos planea rescatarla y desafía en secreto a Atreos escoltando a los muertos de vuelta a la tierra de los vivos.

  • Tana, la siembrasangre

    Tana, la siembrasangre

    Los habitantes del lugar hablan de un espíritu del bosque cuyas ansias por la sangre de los viajeros no conocen límite. Se trata de Tana, una elfa que fue abandonada en el bosque cuando era niña. No se sabe por qué, un grupo de saprolines fungosos la adoptaron y la protegieron de los peligros. Desde ese momento, Tana empezó a convertirse en una depredadora despiadada que asesina brutalmente a los viajeros intrusos para alimentar a los saprolines que la cuidaron.

  • Ludevic, necroalquimista

    Ludevic, necroalquimista

    Desde su remoto laboratorio en Nephalia, Ludevic se consagró como el practicante más prolífico de una tradición aterradora: crear monstruos cosiendo los tejidos y órganos de los muertos. Lo que hace único a Ludevic es que su obsesión va más allá de los misterios de la carne y la vida: está cautivado por los matices de la mente. Le produce bastante placer estudiar los horrores que inspiran sus creaciones.

  • Kraum, obra de Ludevic

    Kraum, obra de Ludevic

    Desde la creación de Kraum, el necroalquimista Ludevic lleva casi una década intentando replicar esta singular obra maestra. Kraum vuela gracias a membranas galvánicas cuyos estallidos de explosiones estáticas acompañan a las incesantes carcajadas de una de sus espantosas cabezas. Sus frecuentes apariciones sobre los tejados de Selhoff y su presencia aterradora convirtieron a su creador en uno de los hombres más buscados.

  • Sidar Kondo de Jamuraa

    Sidar Kondo de Jamuraa

    Kondo fue uno de los líderes durante la Guerra del Espejismo en Jamuraa, su tierra natal en el plano de Dominaria. Haciendo gala de una gran maestría como caballero y excelentes habilidades de jinete, Kondo siempre parecía intervenir en el momento más crítico de la batalla. Tuvo dos hijos: Vuel, de su propia sangre, y Gerrard Capashen, un refugiado que adoptó y que tendría un futuro legendario. Por desgracia, la envidia y el rencor consumieron a Vuel, que acabó matando a su propio padre.

  • Ikra Shidiqi, la usurpadora

    Ikra Shidiqi, la usurpadora

    Entre los clanes de Tarkir, los Sultai veneraban la crueldad por encima de cualquier otra virtud, y se granjearon una innegable reputación gracias a su sadismo y sus engaños. Como muestra la historia, el engaño está por encima de la crueldad. El reinado del último kan de los Sultai, Tasigur, terminó cuando su consejera naga, Ikra Shidiqi, lo entregó al señor dragón Sílumgar. Sílumgar recompensó tal acto de traición nombrando a Ikra su dragonhablante principal.

  • Reyhan, última Abzan

    Reyhan, última Abzan

    Hace más de mil años, el kan de los Abzan se rindió ante la señora dragón Drómoka mientras Reyhan contemplaba la escena. Este acto de súplica estaba destinado a acabar con el clan Abzan. Sin embargo, Reyhan se opuso a arrodillarse ante un dragón. Entonces, reunió al resto de su clan y se convirtió en su kan definitiva. Durante la Caída de los Kans, la última batalla contra los dragones, Reyhan murió protegiendo a sus compañeros

  • Ishai, dragonhablante de Ójutai

    Ishai, dragonhablante de Ójutai

    Ishai es la asistente personal de Ójutai, un señor dragón de Tarkir sabio y anciano. Ójutai tuvo muchos heraldos y no tiene ningún apego por ninguno de ellos, pero tras años de servicio, Ishai obtuvo un gran nivel de autonomía. La voz de Ishai representa la autoridad de Ójutai, y reclama respeto absoluto para su clan.

  • Akiri, lanzacuerdas

    Akiri, lanzacuerdas

    Hace tiempo Akiri guió a un grupo de kor en Zendikar, pero cuando los Eldrazi asesinaron a sus camaradas, comenzó sus andanzas en solitario. Ahora emplea su experiencia lanzando cuerdas para proteger a los viajeros contra Ulamog. La muerte jamás tomará a Akiri por sorpresa. Cree que la preparación y la confianza en sí misma son las claves para sobrevivir en un mundo hostil, y hasta ahora no le fallaron.

  • Bruse Tarl, pastor tosco

    Bruse Tarl, pastor tosco

    Oriundo de Zendikar, antaño Bruse Tarl fue un pastor nómada conocido por la extravagante manera en que arreaba a sus bueyes. Cuando aparecieron hordas de monstruos eldrazi por el continente de Akoum que amenazaban con aniquilar a su caravana, Bruse organizó una unidad de resistencia. Tras muchas batallas, la fama de sus gestas contra los eldrazi solo se vio superada por la creatividad de los insultos que les dedicaba.

  • Silas Renn, buscador experto

    Silas Renn, buscador experto

    La Casa de Renn es una de las familias más influyentes entre la élite de Esper, y Silas es su heredero. Su habilidad con la magia permitió a Silas unirse a los Buscadores de Carmot, una orden de magos que afirman conocer la verdadera naturaleza del eterium y la manera de crear este valioso metal. Silas escaló rápidamente por sus rangos y recibió el honor de obtener el primer corazón de eterium que se produjo.