Excavando los hoyos

Posted in Artículos on 5 de Septiembre de 2014

By Sam Stoddard

Sam Stoddard came to Wizards of the Coast as an intern in May 2012. He is currently a game designer working on final design and development for Magic: The Gathering.

Esta semana, en Latest Developments, os voy a revelar una carta muy interesante que utiliza una de las mecánicas que hemos recuperado para esta colección: excavar. Sin embargo, antes de mostraros la carta, me gustaría hablaros sobre los orígenes de esta habilidad en Kans de Tarkir y de cómo la hemos usado para crear la carta que voy a mostraros hoy.

Los orígenes de excavar en Tarkir

Nos resultó difícil dar con la mecánica adecuada para los Sultai. Una de las que más se habló durante la fase de diseño fue la de usar fichas de Oro. Los Sultai eran ricos y la idea era que acumulasen recursos, que luego podrían gastar para imponerse a sus oponentes. El plan era convertirlos en una combinación de color que jugase a controlar y luego ganasen la partida gracias a su capacidad para generar más recursos que sus rivales.

Aquel plan del equipo de diseño causó problemas al de desarrollo. Para empezar, la mecánica de fichas de Oro ya se había mencionado muchas veces y nunca se había llegado a usar, aunque sí se utilizó gracias a una carta de Nacidos de los dioses y otra de Travesía hacia Nyx. Como en aquellas colecciones se usaron por primera vez las fichas de Oro, queríamos que Tarkir también las aprovechase de la misma forma. Aquello significaba que tendríamos que dejar establecida la mecánica desde casi el principio... si nos hubiésemos decidido por ella.

El segundo problema de las fichas de Oro era que el equipo de desarrollo tenía muchas dudas sobre la viabilidad de los recursos que generan maná de cualquier color para una colección en cuña. Nos preocupaba que, como resultado, acabásemos teniendo cuatro clanes tricolores en cuña... y uno pentacolor. En desarrollo estábamos convencidos de que, si los Sultai fuesen a poner fichas, tendrían que generar maná incoloro. Y así, de repente, acabamos llegando a una mecánica casi idéntica a la de las fichas de Engendro de Levantamiento de los Eldrazi. De hecho, bastantes de los diseñadores y desarrolladores que ya habían participado en aquella colección mencionaron lo similar que era la evolución que habían experimentado ambas mecánicas.

Al final, el equipo de desarrollo recomendó al de diseño que se descartase la idea de las fichas de Oro, y así se hizo. No me sorprendería que esta mecánica volviese a asomar la cabeza en el futuro, pero probablemente no lo hará en una colección dorada. O, al menos, sería una de las mecánicas principales en el set y no estará limitada a una facción. Me parece correcto que el Oro genere maná de cualquier color y estaría bien usarlo como método esencial para corregir maná en Limitado en una colección, pero tiene que haber un equilibrio.

Sea como fuere, la decisión nos dejó sin una mecánica para los Sultai. Erik Lauer, el director de desarrollo de la colección, se percató de que la combinación negro-verde-azul sería perfecta para una mecánica que jugase con los cementerios, ya que es el punto en común natural para esos tres colores y la colección aún no contaba con algo así. Su primera idea fue retomar la habilidad de excavar, una mecánica en la que los jugadores habían mostrado interés y con la que sabíamos que podíamos crear cartas interesantes para Construido. Por casualidad, el equipo creativo ya había planteado que los Sultai utilizarían legiones de muertos vivientes como súbditos, así que utilizar la mecánica de excavar y relacionarla con su obtención de recursos encajaba a la perfección.

 Ilustración de Ryan Alexander Lee

Cómo desarrollar una bomba

Una vez que incorporamos la mecánica de excavar a la colección, llegó la hora de dar con las mejores formas de sacarle partido. Creo que en Visión del futuro se resaltó muy bien cuáles serían los tipos de cartas más interesantes con esta habilidad: un pino, un hechizo de destrucción y uno con X en el coste. Ahora bien, si queríamos cubrir los huecos libres para la mecánica en una colección grande, debíamos crear cartas de otros estilos y plantear cómo usarla en cartas comunes para Limitado y otras más raras. Además, teníamos que ajustarlas para que se pudiesen lanzar sin tener el cementerio cargado, pero sin que fuesen demasiado eficaces en el caso de que se llenase pronto.

Una de las cosas que siempre tratamos de hacer en Magic son las bombas para mazos de control. Lo mejor es que sean variadas, porque no nos gustaría que todas las partidas terminasen de la misma forma; por otro lado, también queremos que sean lo bastante costosas y flexibles como para que los jugadores puedan escoger entre unas y otras. Por ejemplo, el Eteroide era una de las bombas de Laberinto del Dragón y estaba allí para invitar a que los mazos azules usasen contrahechizos y tratasen de poner fin a las partidas cuando aquella criatura entrase en mesa.

Pero claro, no queremos que todas nuestras bombas sean criaturas enormes azules. Lo que nos gusta es que haya variedad. Mientras creábamos la carta que os voy a revelar, teníamos en mente algo que premiase a los mazos azules-negros de control, en vez de a los blancos-azules que han dominado Estándar durante el último año. También buscábamos algo que se pudiese lanzar como instantáneo y funcionase de forma similar a la Revelación de la esfinge en el sentido de que diese motivos a los mazos de control para usar instantáneos, en lugar de ser el estilo de control que deja todo el maná girado. Pero bueno, basta de dilación. Os presento el Vaciar los hoyos:

Esta carta exige un coste elevado: se necesitan seis manás para generar el primer zombie... pero se desarrolla muy bien. Los jugadores de control de antaño quizá reconozcan algo muy familiar sobre esta carta: va en aumento de forma muy parecida al Psychatog. Aunque no se pueden descartar cartas para alimentar el Vaciar los hoyos, su capacidad para generar zombies es mejor que la del Psychatog para aumentar su fuerza.

En las partidas largas de control contra control, es facilísimo que los cementerios se llenen y alimenten el Vaciar los hoyos. Esta carta permite castigar duramente a los oponentes que dejen todo girado, ya que es capaz de inundar la mesa con suficientes atacantes como para bajar las vidas de alguien de 20 a 0. Crear diez fichas cuesta veinticuatro manás. Quizá parezca una hazaña imposible, pero os aseguro que no es así. En Kans de Tarkir, hay más que suficientes formas de enviar cartas al cementerio, y como ya no habrá un limpiamesas incontrarrestable en Estándar, los mazos de control pueden proteger a los zombies que queden tras el primer ataque.

Llenar los hoyos

Por supuesto, ¿de qué sirve un hoyo si no hay nada que arrojar en él? Al igual que hacen los líderes decadentes de los Sultai, es importante contar con los cuerpos suficientes sobre los que pisar para hacerse con el poder. Bueno, cuerpos metafóricos. En realidad, los cadáveres no son lo único que se saca de los hoyos: servirá cualquier cosa. Esto significa que Vaciar los hoyos funcionará de maravilla con los hechizos que permitan robar y descartar, o incluso con cartas como En comunión con los dioses, que enviarán más recursos al cementerio. Esa última carta ya proporciona dos zombies y medio si encuentras una criatura, o tres en caso de que no. Si no queréis forzaros a cargar el cementerio, siempre podéis llenarlo sin más jugando al estilo típico de los mazos de control, empezando ya en el primer turno con una carta que se hará muy popular con toda seguridad.

Tampoco es difícil imaginárselo. Al igual que el Lavamante siniestro usaba las "fetch lands" para nutrir su habilidad, estas tierras potenciarán la mecánica de excavar de Tarkir proporcionando cartas de forma rápida y sencilla.

Como nota curiosa, la Depuración del tomo iba a estar en Magic 2015 en un principio, en lugar del Esculpir la mente. Tras echar algunas partidas con el Vaciar los hoyos con un coste más agresivo, reemplazamos una carta por otra para que no fuese demasiado fácil lanzar hechizos enormes con excavar en el tercer o el cuarto turno. Eso sí, la carta que dejamos fue otra que sabíamos que iba a ayudar mucho. Para lanzar el Vaciar los hoyos, hay una carta de Magic 2015 que quizá os convenga usar en vuestros mazos de control, aunque solo sea una copia.

Aunque no incluimos esta tierra en Magic 2015 para que interactuase con el Vaciar los hoyos, vimos que nos permitía añadir más maná de color al coste sin que la carta resultase injugable en Estándar (al menos durante un año), dejando el coste en solo (efectivamente, habíamos llegado a probar con ), pero sin que ello supusiese el riesgo de que la carta se convirtiese en la fuerza dominante de Estándar durante los dos años que estuviese en el formato.

Eso es todo por mi parte esta semana. Para la que viene, no os revelaré ninguna carta, porque ya podréis ver toda la colección en nuestra web. En lugar de ello, lo que haré será hablaros del equipo de desarrollo de Kans de Tarkir y contaros algunas historias sobre su proceso de creación.

Hasta la próxima,

Sam (@samstod)