La prodigiosa capitana Vraska

Posted in Magic Story on 20 de Septiembre de 2017

By R&D Narrative Team

RÁVNICA, CASA DE LOS OCHRAN

Vraska encontró la invitación del dragón dentro del libro que estaba leyendo.

Llevaba su nombre escrito con letras doradas, y el pergamino olía todavía a sándalo, ceniza y magia. Quienquiera que lo hubiera puesto allí mediante un hechizo había sido lo suficientemente detallista para saber ganarse su atención.

Al principio le molestó. Los Ochran iban a trabajar para un cliente nuevo y ya estaba cansada de moverse entre las sombras, trapicheando con los secretos de Rávnica. Lo que quería, más bien, era descansar junto a la chimenea de su casa con un libro que había escogido en sus últimas vacaciones. Sin embargo, la irritación se desvaneció cuando leyó el texto de la invitación.

PLANO DE MEDITACIÓN

Vraska entrecerró los ojos. Levantó el papel para mirarlo mejor y giró un poco la nota. La luz del fuego reflejaba un ligero brillo azul sobre las palabras; se dio cuenta de que la tinta estaba encantada y que contenía algún otro tipo de información.

Sostuvo una mano por encima de la caligrafía e inmediatamente supo dónde tenía que ir y lo que debía hacer a su llegada.

La imagen le llegó de repente: un plano lejano con una textura un tanto artificial; mares azules y colinas que se elevaban hacia el cielo. Supo, sin lugar a dudas, cuál era su ubicación en el Multiverso. Y supo que, cuando llegara, un hechizo comprobaría su identidad antes de permitirle entrar.

Vraska estaba intrigada. Todo aquello parecía una trampa, así que se puso zapatos planos por si acaso tenía que huir precipitadamente.

Se concentró en la ubicación; el cuarto a su alrededor desapareció entre las sombras y caminó entre una miríada de planos a través de un oscuro y estrecho túnel en el aire.

Aterrizó en un patio cubierto de agua que le llegaba a los tobillos; una red de relámpagos violetas lo rodeaba formando una jaula.

Imponía un poco, pero Vraska recordó lo que estaba explicado en la segunda mitad de la nota. Hizo un esfuerzo para recordar el hechizo que le permitiría entrar.

Extendió una mano y dibujó un amplio círculo en el aire; con la otra mano trazó una serie de símbolos. Canalizó el suficiente maná en el hechizo para que se manifestara un tibio resplandor de magia negra mientras sus dedos completaban el círculo.

El resplandor se atenuó y la jaula mágica desapareció con él. La contraseña había funcionado.

Un dragón batió las alas a pocos pasos de ella.

Era grande, dorado y con forma de serpiente, y tenía una expresión impenetrable. Inspiraba una extraña calma. Vraska caminó hacia él, con el agua chapoteando a sus pies, sin sentir miedo.

Nunca había visto a un dragón tan inmenso y, a la vez, tan humano. Esta cualidad la inquietaba, pero no iba a demostrar ningún signo de debilidad.

—Vraska, asesina de los Ochran —dijo el dragón con una voz que parecía un trueno—, me alegro de que recibieras mi invitación. Mi nombre es Nicol Bolas y me gustaría contratarte para poner en práctica tu talento.

Por toda respuesta, Vraska se cruzó de brazos.

—No estoy buscando clientes nuevos —respondió con tono aburrido.

—No me interesan tus habilidades de asesina.

Ella permaneció quieta.

Nunca la habían contratado para hacer algo que no fuese matar.

Un pitido se abrió paso en sus oídos; tenía la extraña sensación de que el dragón también podía oírlo.

Nicol Bolas alzó su formidable cuerpo por completo. Era tan alto como una torre; sus escamas doradas relucían y su postura estaba tan lejos de ser reptiliana como le permitía su anatomía.

—Deseas liderar... —murmuró para horror de Vraska—. Deseas un mundo mejor para quienes llamas los tuyos. Pagarías cualquier precio para que recibieran el respeto que se merecen.

—¿Me lees la mente?

Estoy haciéndolo ahora mismo.

Vraska había dejado caer los brazos. Tenía la boca abierta de pánico y los oídos le pitaban todavía por la intrusión del dragón. Comenzó a invocar la magia necesaria para petrificar a un enemigo de ese tamaño.

Nicol Bolas bajó la cabeza. Tenía los ojos tan grandes como platos y los dientes largos como dagas. Sonrió.

—Puedo convertirte en maestra del gremio Golgari, Vraska.

Se le cortó la respiración.

Pensó en Mazirek, en los kraul, en el resto de los asesinos de Ochran y en el malvado Jarad, que reinaba con una calma repugnante sobre los más repudiados entre los repudiados. Recordó sus años de aislamiento y la crueldad atroz de los Azorios. Ningún grupo merecía sufrir tanto como aquellos capaces de subyugar a su estirpe.

Todo lo que quería era eliminar de raíz aquel infierno.

Respondió de forma atropellada.

—¿Qué quieres a cambio?

—Hay un lugar en el continente de Ixalan, en un plano lejano. Se le conoce como la ciudad dorada de Orazca. Recupera el objeto que se esconde allí, invoca a mi socio para transportarlo y pondré a tu disposición los medios para conducir a tu gremio a la gloria que se merece. Tendrás un imperio, Vraska, si tienes éxito en esta misión.

Se sintió honrada, alarmada y emocionada, todo a la vez. Nadie la había contratado para algo que no fuese asesinar a alguien.

Aquello tenía un aspecto muy sospechoso; la bestia no inspiraba confianza, pero Vraska pensó en su vida de contrato tras contrato, un asesinato detrás de otro, desempeñando el rol que otros le habían asignado sin oportunidad de escapar.

El dragón la miraba.

Quería una respuesta.

Y ella quería ser una líder.

En contra de cualquier sensatez, asintió.

—Acepto tus condiciones —dijo Vraska.

Siempre puedo traicionarlo si esto se pone feo.

—No —dijo Nicol Bolas—, no podrás.

Agitó una garra y Vraska sintió que el pitido en su oído desaparecía. El dragón había abandonado su mente.

—Necesitarás esto —dijo él, y extendió la garra de nuevo.

Algo pesado cayó en el bolsillo de su vestido.

—Es el astrolabio taumatúrgico —dijo el dragón—. Te conducirá a la ciudad dorada. También te regalaré el conocimiento de dos conceptos.

El dragón sostuvo en alto la garra en posición vertical.

—Usarás este hechizo para llamar a mi socio una vez que llegues al centro de la ciudad dorada...

Un fuerte dolor de cabeza golpeó las sienes de Vraska. Dobló las rodillas, mareada por la repentina embestida. El hechizo era complicado, estaba pensado para que pudiera atravesar mundos; pero ¿a quién se dirigía? No importaba; estaba diseñado para que solo lo escuchase una persona en un solo lugar. No tenía el privilegio de saber quién.

Se sintió aturdida, pero impresionada. No tenía ni idea de que este tipo de hechizo fuera posible y, con todo, ahora lo conocía a la perfección. Era una llamada que podía cruzar mundos y que sería escuchada por un solo individuo. No podía transmitir un mensaje, pero la mera señal metafísica era suficiente para que el destinatario supiera lo que hacer. Era increíble y bastante aterrador.

Sin embargo, el dragón aún no había terminado.

—También tendrás que saber navegar.

Esta vez, el impacto psíquico arrojó al suelo a Vraska.

Cayó de cuatro patas sobre el agua poco profunda que cubría este plano. Jadeó cuando notó el conocimiento que fluía a través de ella. Corbeta bergantín trinquete cofa estribor babor mesana quechamarina cangreja gavia… La mente de Vraska había sido invadida por un océano de palabras nuevas. Apretó los dientes y bajó la cabeza hasta que su frente tocó el agua.

Inhaló, exhaló.

Permaneció quieta. El inmenso catálogo de conocimientos náuticos que residía ahora en su cabeza parecía la combinación perfecta y horrible de una resaca y una sesión de estudio. Consiguió no vomitar.

—Te sorprendería todo lo que se aprende durante milenios de aburrimiento —musitó el dragón—. Nunca encontré la oportunidad de poner estos conocimientos en práctica, pero tú y tu falta de alas los necesitarán para cruzar los mares.

Vraska estaba temblando. Le dolía horrores la cabeza. Bricbarca as de guía nudo de ocho ancla romana calma chicha tonelaje francobordo... Los términos, técnicas y bibliotecas enteras de conocimiento aprendido se estrellaban como olas contra los acantilados de su mente, unos sobre otros, mientras hacía un esfuerzo por catalogarlos.

Al dragón no le importó.

—Márchate ya. No podrás regresar hasta que completes tu tarea.

El fin justifica los medios, se dijo Vraska a sí misma, mientras su mente aún trataba de ordenar la inmensa suma de términos y técnicas que el dragón había introducido en su cabeza. Si hago esto, conseguiré todo lo que siempre he querido para mí y los míos.

La zona a su alrededor se oscureció. Vraska regresó a la noche a través de un desgarro en el tejido del cielo de mediodía y se escurrió entre los planos hasta llegar a casa.

Tenía un equipaje que preparar.


MAR DE LAS TORMENTAS, IXALAN

El luminoso sol de mediodía había teñido las aguas grises de un brillante color azul. Una brisa agitaba los bordes de las olas turquesa y se elevaba, húmeda y tibia, hacia la goleta, que se deslizaba por la superficie del mar. Unas voces gritaron por encima de los crujidos de las velas; en la mano de la capitana Vraska, la manecilla luminosa del astrolabio encantado viró violentamente hacia el sur.

Levantó una mano esmeraldina.

—¡Timonel!

El timonel, Malcolm, corrió hasta el puente de mando y se acercó a la capitana Vraska. Malcolm era una sirena, una raza con dones naturales para la navegación, y un miembro de toda la vida de la Coalición Azófar. Como celestio, se especializaba en el uso de mapas, brújulas y astrolabios —potenciados por hechizos— para extraer más información de la que proporcionaban las estrellas.

Sirena vigilante
Sirena vigilante | Ilustración por Chris Rallis

—¿Qué ocurre, capitana?

Vraska le mostró el astrolabio taumatúrgico.

—Tenemos que dirigirnos al sur.

Malcolm, que era un marino cauteloso, emitió un pequeño ruido de preocupación.

—¿Estás segura?

Vraska asintió.

—Vamos siempre donde indica. Y ahora señala ese camino.

Le entregó el astrolabio a Malcolm. Él se lo acercó a la cara, como si la proximidad pudiera iluminar de algún modo el propósito de aquel objeto. Bufó y se volvió hacia su capitana.

—¿Y tu patrón no te dijo a qué apuntaba exactamente este trasto?

Vraska suspiró.

—Lord Nicolas no deseaba compartir esta información. Sus instrucciones solo son encontrar y recuperar el objeto cuya posición se indica.

La contramaestre subía por la escalera del puente de mando y miró directamente a Vraska.

—Capitana, la tripulación aguarda tus órdenes.

Amelia, la contramaestre de El Beligerante, era tan alta como un trinquete e igual de fuerte. Se encargaba de dirigir el día a día del barco y de supervisar la distribución del botín y del sueldo. También era una maga con un talento especial en los hechizos de navegación; con un solo roce de su mano, levantaba brisas, arriaba velas y amarraba nudos. Se había hecho con el puesto de contramaestre por unanimidad, y la tripulación procuraba no enfadarla. Al fin y al cabo, a Amelia le gustaba emplear sus habilidades marítimas con fines punitivos, y tener que trabajar envuelto en una de las velas no era agradable para nadie.

Malcolm se había quedado observando el extraño astrolabio.

—Pero la dirección en la que apunta nos aleja de las costas de Ixalan. Y la ciudad dorada no está en ninguna isla.

Vraska habló, segura de lo que decía:

—Con el debido respeto, Malcolm, eres el timonel. Si no crees que debamos continuar esta misión y, por lo tanto, seguir al astrolabio, es tu decisión. Te suplico que confíes en mí como yo lo hago contigo.

El timonel apretó los labios. Levantó la vista hacia la veleta y asintió para sí mismo.

—Pongamos rumbo al sur —dijo firmemente a Vraska. Vraska miró a la contramaestre y confirmó sus palabras:

 

—Rumbo al sur.

 

Amelia asintió y se volvió al resto de la tripulación en cubierta.

—¡Rumbo al sur! —transmitió.

La orden de la contramaestre rebotó como un eco por todo el barco mientras cada uno de los marineros repetía la orden. Era como una canción improvisada, un verso que se propagaba como una ola a lo largo de El Beligerante. Vraska no pudo evitar sonreír.

La tripulación se puso enseguida a desplegar la vela adecuada, ajustar la arboladura y prepararse para el cambio de rumbo. Mientras, Malcolm se acercó al timón, se sentó en su sitio y empujó la enorme rueda hacia un lado. El Beligerante comenzó a virar sobre las olas. Trabajaban con diligencia; eran un grupo heterogéneo de humanos, ogros y trasgos. Todos eran válidos, habilidosos y leales solo los unos a otros.

Quizás el premio está más cerca de lo que pensamos, se dijo Vraska a sí misma.

—Por cierto, ¿dónde encontró ese astrolabio lord Nicolas? —preguntó Malcolm. Estaba empujando poco a poco el timón a la posición de descanso después de haber completado el giro del barco.

—Nuestro cliente colecciona objetos extraños. Este es un préstamo de su colección privada de instrumentos mágicos de navegación.

Amelia asintió y encendió una pipa que había sacado de un bolsillo de la casaca.

—¿Has trabajado antes para él?

—No, él vino a buscarme para este encargo. Al principio no sabía si debía aceptar, pero él estaba seguro de que era la persona adecuada.

—Es una persona intuitiva —dijo Malcolm con una sonrisa.

Vraska arrugó la nariz. Intuitiva es poco.

—Tiene grandes aspiraciones —respondió—. Las grandes recompensas entrañan grandes riesgos.

Malcolm sonrió aún más.

—Eso es algo que puedo soportar. No olvidaré decirle a mi pareja que se espere un buen montón de oro cuando regresemos.

—Lo tendrás, amigo. —Vraska asintió.

Y lo decía de verdad.

La confianza implícita entre Vraska y su tripulación había convertido lo que inicialmente era un desafío terrible, un reto en el que debía utilizar habilidades que nunca había puesto a prueba, en la época más satisfactoria de su vida. Se había pasado los meses anteriores seleccionando a los miembros de su tripulación; aunque al principio había sido difícil convencer a los marineros de que se uniesen a una capitana desconocida, Vraska demostró que era digna de confianza con un sueldo apropiado, un conocimiento inigualable de las técnicas de navegación y una defensa a ultranza de aquellos que consideraba los suyos. Los habitantes de este plano eran tozudos, de lenguaje sucio y de moralidad variable; y Vraska los adoraba por ello. Compró su propio barco con una importante cantidad de dinero y tras no pocas negociaciones, y pronto zarpó para comenzar su viaje.

En Rávnica, las gorgonas solo podían ser una cosa. Pero... ¿aquí? Aquí una gorgona podía ser lo que le saliera de las narices. Vraska se deleitaba en su nueva libertad y sonreía orgullosa cuando pensaba en cómo dirigiría a los Golgari cuando regresara a casa.

Vraska, Malcolm y Amelia —capitana, timonel y contramaestre— se sentaron a debatir la logística de la expedición e inspeccionaron los mapas para trazar la mejor ruta una vez arribaran al continente de Ixalan.

A pesar de sus esfuerzos, el astrolabio resultaba difícil de interpretar. En ocasiones cambiaba de dirección y volvía a la original horas después, y sus varias manecillas señalaban en direcciones distintas. Vraska había interpretado que la aguja más grande les indicaría el camino, pero comenzaba a no fiarse del todo.

Se preguntó lo que le haría el dragón si fracasara en su misión.

Ese mismo día, uno de los marineros gritó desde el puesto de vigía:

—¡Ah del barco! ¡Hay un hombre en la costa!

Edgar, el otro mago marítimo del barco, cerró los puños y envió una corriente a las velas que empujó la galera a través de un resplandor azul. Por segunda vez ese día, El Beligerante arrió las velas y se detuvo.

Una roca plana sobresalía del agua cerca del barco; estaba cubierta de una gruesa capa blanca y la superficie se hallaba punteada por cientos de gaviotas que buscaban anidar. Sobre la roca yacía un ser de ropajes azules y piel pálida quemada por el sol.

Amelia escudriñó por la borda y volvió su rostro redondo hacia Vraska.

—¿Enviamos a Malcolm?

—No —dijo Vraska, irritada ante la idea de tener una boca más que alimentar en la travesía—. Preparen el bote salvavidas. Quiero echarle un vistazo primero.

El encargado de los remos, un hombre adusto llamado Gavven, preparó un pequeño bote para rescatar al náufrago. Vraska se asomó para ver quién era.

Estaba tumbado boca arriba en la única parte de la roca que no estaba cubierta por excrementos de pájaro. Tenía el pelo moreno e intentaba espantar desesperadamente las moscas con la escasa energía que le quedaba. Apoyaba la cabeza sobre un montón de ropas azules, pero medio sumergida en el agua había una capa con símbolos blancos que a Vraska le resultaron familiares.

El corazón le dio un salto en el pecho.

No.

Era Jace Beleren.

¿Cómo demonios me encontró?

Vraska no se molestó en responderse a sí misma. El pánico y la furia se apoderaron de su mente y se preparó para acabar con la vida del náufrago en cuanto pudiera mirarle a los ojos. Había tomado todas las medidas y precauciones necesarias; había usado todo su talento de asesina para evitar ser descubierta. Nadie de Rávnica sabía dónde estaba y, en teoría, ningún Planeswalker habría podido encontrarla. ¿Qué demonios hacía Jace aquí?

Bruscamente, Vraska dejó su telescopio en las manos emplumadas de Malcolm.

—Yo me ocupo de él.

Se dejó caer dentro del bote de remos y ordenó a gritos a Gavven que la acompañara. Edgar, el mago marítimo, los siguió y tomó los remos.

—¡Bajando el bote auxiliar! —clamó Edgar.

Los tres se sentaron y Edgar hizo un gesto cortante con la mano que hizo que el bote descendiera. El barquito se posó en la superficie del mar con un chapoteo y Vraska soltó rápidamente los ganchos de las cuerdas que lo sujetaban.

Volvió a sentarse mientras Edgar remaba y Gavven dirigía el barco hacia Jace. Con cada golpe de remo, tenía más claro lo que debía hacer.

Probablemente me lleva siguiendo desde el principio. Tengo que petrificarlo en cuanto me acerque, antes de que pueda salir con alguna estratagema y borrarme la memoria. Está clarísimo que, de todos los entrometidos más molestos del Multiverso, tenía que ser él.

—Te diría que no te fueras, pero igualmente es un poco difícil. Es como intentar cambiar de plano saliendo por la ventana, ¿no? —gritó Vraska.

Edgar y Gavven le dirigieron una mirada confusa, pero Vraska no intentó explicarles a qué se refería con lo de “cambiar de plano”. Estaba demasiado enfadada.

—¡Mi barco necesita un mascarón nuevo, Beleren! Dime para quién trabajas y haré que tu muerte sea indolora.

Vraska invocó esa pequeña llama que siempre ardía en las profundidades de su mente y su mirada se cargó con la magia de petrificación que solo las gorgonas poseían. Se incorporó, sintiendo la magia como un leve calor detrás del ceño, y, con un solo movimiento veloz, miró a los ojos a su enemigo.

Pero este tenía los párpados cerrados, sucios y pegados con sal, y sus mejillas hundidas estaban cubiertas de una espesa barba que ocultaba los tatuajes de su rostro. Sus brazos habían desarrollado cierto músculo, pero Vraska podía contar las costillas de su torso quemado por el sol.

Por los dioses, ¿qué le ha ocurrido?

Parecía mortalmente enfermo. No había agua potable —que ellos vieran— en aquella isla ni ninguna forma de sobrevivir. Su aspecto tan deplorable detuvo su plan de acción.

Era casi como si ya estuviera muerto.

De pronto, Jace tosió y abrió los ojos. Vraska apagó el fuego mágico de su mente y lo miró con ojos totalmente normales.

Siempre puedo matarlo cuando me dé algunas malditas respuestas.

—Jace, ¿qué diablos te ha pasado?

Las palabras le salieron más como una afirmación que como una pregunta. Tendría que haberlo matado nada más lo vio, pero la lógica que le ordenaba seguir este plan estaba empañada por el hecho de que... era él.

¿Por qué siempre era él?


Jace terminó su primer cuenco de gachas en apenas dos minutos, y su jarra de agua en menos tiempo todavía. Aún no había dicho nada desde que llegó. Echó un vistazo a la cocina de El Beligerante con el aspecto de alguien que, a pesar del cansancio, aún siente interés por lo que le rodea. Al examinarlo de cerca, Vraska se sorprendió de lo mucho que había cambiado desde la última vez. No podía haber ocultado aquellos músculos bajo la capa durante todos esos años.

Estaban sentados en la cocina y Jace había dejado el cuenco vacío a sus pies. Vraska indicó a su tripulación que los dejaran solos y se sentó en un taburete justo enfrente del mago mental.

Las aletas de la nariz de Vraska se abrían y cerraban.

—Tienes dos minutos para explicarme cómo me encontraste antes de que te convierta en piedra y te use de pisapapeles, Jace.

Él parpadeó. Ella levantó las cejas.

Jace negó con la cabeza.

—No te estaba buscando, porque no sé quién eres.

Vraska alzó las cejas tanto como pudo hasta que le dolió la frente.

—¿Es una broma, Beleren?

Él cerró la boca y volvió a sacudir la cabeza.

—No recuerdo nada desde que me desperté en la primera isla.

¿La primera isla?

Vraska tomó la cuchara que Jace había estado usando y se la arrojó al pecho. Él intentó protegerse, pero falló.

—¡Eh!

No era posible fingir semejante torpeza.

—No eres una ilusión —concluyó ella.

La irritación de Jace se convirtió en sorpresa animada.

—Entonces, ¿sabes que puedo crear ilusiones? —Sus labios se curvaban en una pequeña sonrisa.

Vraska no podía creerlo. ¿Por qué diablos estaba tan contento? ¿Dónde estaba el Jace macilento y temperamental, el Pacto entre Gremios que conocía y odiaba?

Frunció los labios.

—Eres un ilusionista, no un actor. ¿Por qué sigues mintiéndome?

—Tú sabes más de mí que yo. ¿Qué ganaría diciéndote mentiras?

—Mucho —respondió Vraska completamente seria—. Creo que me estás tomando el pelo.

—¿Cómo te llamas?

Esto es el infierno. Estoy en el infierno.

—Me llamo Vraska.

—Vraska. —Jace sonrió otro poco—. Tu nombre tiene una raíz lingüística distinta a la mía. ¿De dónde eres?

—Sabes perfectamente de dónde soy, imbécil.

Jace la miró con una expresión herida.

Oh...

Vraska se sintió... ¿mal?

Es como un perrito, pensó. Es un labrador con forma de humano. ¿Pero qué le ha pasado?

Sería mucho mejor si Jace estuviera muerto, pero al menos era inofensivo en su estado actual. Vraska tenía como regla personal no matar a quienes no se lo merecieran de algún modo... y allí, junto a ella, estaba sentado un hombre sin pasado, sin pecados que él conociese y con un pie en la tumba.

Vraska se levantó de un brinco y se acercó a los fogones. Todo lo que había pasado era extraño, inesperado, una desviación de lo que debía ser esta misión.

No tenía ni idea de qué hacer, así que hizo lo único que sabía que aliviaría la sensación de indefensión.

—¿Tomas azúcar, Jace?

—Descubrámoslo —dijo él con una mirada juguetona.

Vraska suspiró. Esta dinámica se iba a convertir en un hábito.

Jace se ensimismó y Vraska lo observó mientras preparaba el té.

No había misterio alguno en sus movimientos; existía solamente para el presente. Había desaparecido el Pacto entre Gremios que ella conocía, la persona que ocultaba su inseguridad mediante la inquietud, rodeada de un halo de melancolía. Esta era una versión más musculada, más sincera y desconcertantemente amistosa del segundo mago psíquico más peligroso del Multiverso.

—¿De qué nos conocemos? —preguntó Jace, lleno de curiosidad.

La mente de Vraska dio vueltas a un recuerdo lejano: aquel en el que mataba a gente terrible con los nombres apropiados para obtener la atención del Pacto entre Gremios. Hacía muchos años de eso.

No obstante, admitía que había sido un error de principiante.

—Te pedí que trabajaras para mí y lo rechazaste.

—¿En qué querías que trabajara?

Vraska eligió sus palabras cuidadosamente.

—Quería que cooperásemos para librarnos de algunas malas personas en puestos muy importantes.

Sirvió el té en una taza que le alargó a Jace. Este le dio un sorbo.

—¿Y qué hicieron esas malas personas?

Vraska apretó la mandíbula y le dio la espalda. Arrestarme. Darme una paliza. Encerrarme cuando no había hecho nada.

Jace dejó escapar un sonido de asombro.

—¿En serio?

Alarmada, Vraska volvió la cabeza hacia él.

Le había leído la mente... pero no se había dado cuenta. Jace debía de pensar que ella lo había dicho en voz alta.

Él le devolvía la mirada con auténtica preocupación y empatía.

—Nunca te tendría que haber ocurrido algo así, Vraska.

Su expresión era transparente; la emoción de su voz, gentil y sincera.

Vraska tarareó mentalmente una canción para ahogar todos los pensamientos que podía tener al respecto y, al final, encontró qué decir.

—Mi pasado es parte de mí, pero no me define.

Jace sonrió.

—Conozco esa sensación —dijo con cierto sarcasmo.

Vraska se quedó un poco desconcertada. Al final resultará que este hombre tiene sentido del humor.

Volvió a rellenar las tazas de té.

—¿Qué es lo primero que recuerdas, Jace?

Sus labios se abrieron como si fuera a decir algo, pero volvió a cerrarlos. La miró con timidez.

—¿Te lo puedo enseñar?

Vraska se agitó, incómoda.

—¿Qué quieres decir?

—Quiero practicar... si te parece bien.

Vraska se imaginaba a lo que se refería.

—Sí.

A su alrededor, la cocina comenzó a disolverse. Vraska permaneció sentada, pero debajo de ella había ahora un tronco de bambú, más alto que los mástiles del barco. Jace siguió en su silla, con los ojos brillantes, y comenzó un resumen imaginario de sus últimos cuarenta días.

Vraska observó que el bambú se convertía en arena clara; cayó la lluvia sobre una hoguera ficticia y un pescado reseco; observó cómo Jace aprendía a cazar y a recoger animales muertos, a construir y a sobrevivir. La gorgona dio un sorbo de té y se maravilló de la belleza de la isla de Jace y de la enorme cantidad de cosas que había aprendido durante su estancia en ella. Jace sonreía, encantado de enseñarle esas cosas. Claramente le gustaba recuperar los vacíos que había en su conocimiento y su entusiasmo resultaba contagioso. Era increíble que hubiera construido anzuelos, una plataforma, una balsa. Vraska se terminó la taza de té hacia el final de la demostración y la isla volvió a convertirse en la conocida madera del barco.

La magia de Jace se desvaneció. Vraska se vio a sí misma sacudiendo la cabeza. Por supuesto que, entre todas las personas, él disfrutaría de ser un náufrago sin recuerdos atrapado en una isla. No obstante, la serie de ilusiones no había respondido a la pregunta de cómo llegó hasta allá.

—Realmente no recuerdas nada, ¿verdad? —preguntó.

Él le lanzó una mirada agridulce y repitió sus propias palabras:

—Mi pasado es parte de lo que soy, pero no es lo que me define... hoy.

Jace había redescubierto sus habilidades para invocar ilusiones, pero aún no conocía las verdaderamente terribles. Era inquietante; en este plano, solo ella sabía de lo que él era capaz.

Miró la taza y suspiró. Tendría que mantenerlo con vida. De momento, sus talentos le resultarían útiles, y la inocencia no justificaba matar a alguien, sobre todo en el código de una asesina. Sin embargo, este caso era diferente...

El hombre que estaba delante de ella no era Jace, no del todo. El Pacto entre Gremios, como ella lo conocía, ya no existía.

Si no me pagan, no mato a extraños.

Estaba decidida.

—Pondremos una hamaca para ti en los camarotes —dijo Vraska—. Pero cuando lleguemos al próximo puerto, te dejaremos allí y tendrás que apañártelas solo.

Jace asintió y dejó la taza de té al lado de su asiento.

Mira en qué estado se encuentra, pensó Vraska. Está indefenso. ¿Estoy cometiendo un error al dejarle vivir?

—¿Dijiste algo? —preguntó Jace.

El corazón de Vraska le dio un salto en el pecho. Negó, y Jace frunció el ceño.

—Qué raro —murmuró—. Deben de ser los ruidos del barco.


Catalejo hechizado
Catalejo hechizado | Ilustración por Kieran Yanner

Jace ya había pasado ocho días a bordo del barco y no terminaba de encontrarse cómodo como invitado en El Beligerante.

Aunque el médico de la tripulación le había ordenado que descansara bajo cubierta, Jace se había ganado la fama de no poder estar mucho tiempo en el mismo sitio.

Un día en el que había calma chicha, Vraska lo observó mientras desmontaba un telescopio y lo volvía a montar.

El proceso completo no llevó más de quince minutos.

Comenzó examinando el exterior del objeto y buscando sus grietas; luego utilizó una herramienta del barco para desmontarlo poco a poco. Acumulaba las piezas meticulosamente junto a él formando una cuadrícula sobre el suelo de la cubierta. Una vez que estuvo desmontado del todo, deshizo sus pasos y volvió a montar las piezas en el orden inverso al que había seguido antes.

A su alrededor, un pequeño grupo lo miraba con fascinación. Vraska hacía lo mismo desde las últimas filas, tan impresionada como perpleja. Susurró algo al oído de la fascinada contramaestre, que enseguida se disculpó y arengó a los piratas para que volvieran a sus puestos de trabajo.

Jace se puso en pie, cohibido, y le entregó el telescopio recién montado a Vraska.

—Estaré en la cocina, capitana.

Tenía los ojos bajos.

Vraska le dio una vuelta al telescopio en sus manos, volvió los ojos a Jace y gritó para llamar su atención.

—¡Eh!

Él levantó la vista y Vraska le lanzó un segundo telescopio. Jace lo tomó y le devolvió la mirada, confundido. Se acercó a ella.

—¿Qué hago con esto?

—¿Puedes arreglar el mío también? —preguntó Vraska.

Jace sonrió y le dio una palmada en la espalda.

—¡NO! —gritó ella encogiéndose.

Jace se quedó congelado. Amelia se acercó a ellos a zancadas con sus largas piernas y fulminó al mago mental con su mejor mirada de contramaestre.

—¡Nadie toca a la capitana! —gruñó.

—Está bien —dijo Vraska, tratando de calmarse—. Él no lo sabía, Amelia.

El corazón de Vraska palpitaba, presa del pánico. Inspiró hondo para librarse de la sensación de alarma. No había tocado físicamente a nadie desde hacía años. La tripulación no tenía que saber por qué; había razones para ocultar esas viejas cicatrices de prisión.

—Capitana, lo siento mucho —dijo Jace, con la vista en sus zapatos.

—No lo sientas —respondió Vraska con un tono algo áspero—. Simplemente, no vuelvas a hacerlo.


El cielo de fuera estaba encapotado y el aire se notaba cargado, como si fuera a llover de un momento a otro. El viento soplaba vigoroso y uniforme; Malcolm había estimado que llegarían a Zabordada al día siguiente. La mayoría de los piratas estaban en los camarotes, comiendo o matando el tiempo.

De repente se oyó la voz del vigía desde su puesto y Malcolm se apresuró a subir hacia allá. Se detuvo en la punta del mástil y agitó las alas para elevarse hacia el cielo. Cuando regresó, aterrizó delante de Vraska y susurró con brusquedad:

—Hay un barco justo en la línea del horizonte. Lleva velas negras.

La boca de Vraska se convirtió en una línea delgada. La Legión del Crepúsculo.

El barco enemigo estaba empezando a emerger por el horizonte entre una oscura niebla mágica. Su casco estaba hecho de madera compacta y oscura, macerada por el tiempo y los viajes. Las velas eran tan negras como la humareda que lo envolvía, y su puente de mando, tan grande e imponente como una catedral.

Vraska había sobrevivido a cosas peores.

Recordó el primer encuentro que había tenido con los vampiros de la Legión del Crepúsculo. Había ocurrido en las primeras semanas de El Beligerante y los tripulantes se conocían entre ellos tan poco como ella conocía al enemigo. La cercanía de los vampiros convirtió el mediodía en ocaso y una nube oscura se cernió sobre el barco. Al principio, Vraska estaba confusa: ¿por qué un barco más grande quería abordar el suyo? Pero estaba claro que su objetivo no era el botín, sino la tripulación. Los conquistadores no tuvieron que usar las armas. Se encomendaron a sus santos y comenzaron a alimentarse con una ferocidad que Vraska no había visto nunca. Aquel día perdió a cuatro marineros, todos desangrados en el piadoso fervor de los vampiros, antes de que pudiera petrificar a sus asesinos.

Malcolm estuvo allí ese día.

—Acababan de terminar su Ayuno de Sangre —dijo.

La Legión del Crepúsculo justificaba su sed de sangre con la idea de que solo mataban a criminales en pecado. No era coincidencia que vieran a la Coalición Azófar como una alianza de pecadores.

Vraska recordó, también, lo que le había dicho Amelia que buscaban los vampiros.

—Quieren una cura para el vampirismo —había afirmado—. Desean la vida eterna, pero sin tener que beber sangre. El Sol Inmortal fue robado de sus monasterios y se hicieron a la mar para buscarlo. Conquistaron nuestras tierras ancestrales de Torrezón y, al final, terminarán conquistando todos los hogares.

Vraska se obligó a volver al momento presente.

Entrecerró los ojos y analizó sus opciones.

Podía intentar ir más rápido que el otro barco y obtener nuevos suministros en Zabordada... o podía dejar tranquilos los cofres de El Beligerante y robar el tesoro de los conquistadores.

Decidió probar la opción divertida.

—¡Todo el mundo a cubierta! —gritó hacia el interior del barco.

La tripulación acudió a su llamada; subieron a toda prisa las escaleras de los camarotes y se colocaron en posición a medida que Vraska los llamaba.

Su corazón palpitaba de emoción. Le gustaba liderar.

Examinó el cielo sobre ellos. Las nubes eran negras y estaban cargadas de lluvia, pero El Beligerante se situaba a barlovento. El otro barco tenía las velas desplegadas y, si Vraska atacaba rápido, podían obtener ventaja de su posición.

—¡A sus puestos! ¡Cambiemos el rumbo e icemos las banderas!

Mientras Vraska gritaba las órdenes, escuchó que su tripulación las repetía por todo el barco. Malcolm corrió hacia el timón y lo movió bruscamente hacia un lado mientras la tripulación tiraba de las jarcias para que el barco virase. Amelia y Edgar, espalda contra espalda, hacían crecer el mástil central y el palo de mesana a golpe de magia. El barco comenzó a escorarse a estribor mientras sus velas se hinchaban con una suave brisa invocada.

Jace salió a cubierta, sorprendido por la agitación y sin saber bien cuál era su papel.

Un momento de inspiración iluminó a Vraska.

—¡Jace! ¡Aquí arriba! —Lo llamó desde el puente de mando y le hizo señas para que subiera por la pequeña escalera hasta donde se encontraban ella y la contramaestre. Él tenía los ojos muy abiertos de emoción e inquietud.

Vraska lo miró de hito en hito.

—Jace, vamos a abordar ese barco y robarles sus suministros. ¿Puedes ocultar de algún modo a El Beligerante?

Los labios de Jace se curvaron en una sonrisa que se convirtió enseguida en un gesto de determinación.

—Sí, capitana.

Vraska asintió.

—Entonces hazlo.

Jace miró al cielo con ojos brillantes y, como si fuera agua que se derramaba por una superficie curva, su magia cubrió por completo a El Beligerante y fue si hubiera desaparecido de la existencia.

Los miembros de la tripulación todavía podían verse a sí mismos y al barco bajo sus pies. Jace mantuvo la concentración y asintió rápidamente en dirección a la capitana. Vraska sonrió y se volvió a sus compañeros.

—¡Tripulación! ¡Procederemos en silencio hasta que el barco esté en la posición adecuada para el abordaje! Cuando estemos lo suficientemente cerca, Jace retirará el camuflaje y abordaremos el otro barco. Que nadie haga más que obtener comida y suministros.

Varios de los piratas gruñeron y protestaron.

—Estoy bromeando, amigos míos. —Vraska sonrió—. ¡Tomen todo lo que quieran de esas urracas sedientas de sangre!

Los piratas rugieron de alegría y se dedicaron a ajustar la arboladura para apremiar el rumbo.

Jace miró a Vraska.

—¿A qué te refieres con lo de “proceder en silencio”?

—Es una especialidad de este barco. —Vraska se acercó a la campana de la galera y sacó varias banderas pequeñas de una caja cercana a la borda—. Aún no le he puesto nombre a esta táctica.

Sostuvo en alto una de las banderas para que la tripulación supiera lo que venía ahora. Después, levantó una mano para lanzar un hechizo.

Trazó una serie de gestos armoniosos en el aire y el volumen de las voces y ruidos del barco bajó hasta acallarse. Era un viejo encantamiento de asesinos que había aprendido cuando trabajaba para los Golgari; desde entonces, lo había usado en innumerables ocasiones. El hechizo era insonoro e invisible, y sus efectos, inmediatos. Incluso si gritaba a voz en cuello, la magia ahogaría los gritos.

El Beligerante era ahora imperceptible para cualquiera que no estuviese a bordo.

En ausencia de sonido, Vraska utilizó las banderas de señalización para comunicar sus órdenes a la tripulación; cuando lo indicó, el barco trazó un giro y se colocó al costado del bajel enemigo. La Legión del Crepúsculo los había visto sin duda antes en el horizonte, pero El Beligerante se había desvanecido y el barco de los vampiros navegaba ahora en la dirección incorrecta, buscando en vano a su objetivo sin encontrarlo.

Vraska le dirigió una sonrisa a Jace y se volvió hacia el barco. Un trabajo excelente, pensó.

Los labios de Jace formaron las palabras “gracias, capitana”, que no llegaron a sonar debido al efecto del hechizo de silencio.

Vraska se hizo una nota mental tan discreta como pudo de tener más cuidado. No tenía la intención de que Jace fuera consciente de sus habilidades más aterradoras aún.

La Legión del Crepúsculo dejó caer las velas. Vraska levantó dos banderas a la vez y El Beligerante se ralentizó para ajustarse a la velocidad más lenta del bajel vampírico.

Ahora estaban a apenas un barco de distancia de la Legión del Crepúsculo. Vraska tocó el hombro de Jace y levantó la mano como una directora de orquesta. Él comprendió y asintió, manteniendo la ilusión que ocultaba de la vista el barco.

Vraska cerró la palma de la mano que apuntaba a Jace y, al mismo tiempo, alzó una bandera negra con la otra.

De repente, el hechizo de silencio se levantó, el barco se hizo visible y un tercio de los piratas lanzaron un grito de batalla mientras se arrojaban, sujetos por cuerdas, a la cubierta del barco de los conquistadores.

Habían tomado totalmente por sorpresa a los vampiros.

Audacia
Audacia | Ilustración por Josu Hernaiz

El silencio dio paso al caos cuando la tripulación de El Beligerante abordó el barco de la Legión del Crepúsculo. Los conquistadores vampiros se agitaron perplejos ante el ataque. La mayor parte de la tripulación fue sometida fácilmente, con los ojos muy abiertos y la guardia baja, a medida que los piratas invadían su barco. Algunos habían acertado a sacar sus armas, y trataron de mantener la compostura mientras los piratas de Vraska se lanzaban a por ellos. El aire se llenó del sonido de acero contra acero y de piratas sembrando el pánico por la cubierta de aquel barco.

Un refuerzo de vampiros emergió de la bodega. Sus armaduras estaban tan limpias y brillantes que lanzaban destellos y, sin duda, eran de mayor calidad que aquellas que llevaban los piratas. Estos conquistadores eran la carne de las leyendas y los mitos: sofisticados y salvajes, malditos para siempre. Sus ojos encendidos centelleaban desde debajo de sus yelmos dorados, y sus colmillos brillaban a la luz del sol.

—¿Qué tipo de vampiros son? —preguntó Jace por encima de la multitud.

Vraska lo miró con cara de “¿me estás tomando el pelo?”.

—¿Recuerdas que existen los vampiros, pero no tu propio nombre?

—Recuerdo las cosas que importan —respondió él con un amago de sonrisa.

Desde su puesto elevado, Vraska escuchó que uno de los vampiros gritaba por encima de los demás.

—¡Santa Elenda, otórgame la constancia para limpiar este mar de pecadores!

La santa no te escucha, se dijo Vraska. Pero yo sí.

Corrió por uno de los lados del puente de mando y se arrojó por la plancha de desembarco, blandiendo su alfanje contra vampiros y humanos, mientras los apéndices que hacían las veces de su cabello se retorcían de emoción. Jace se lanzó a la batalla detrás de ella, invocando a varias copias de sí mismo para que corriesen entre el confuso grupo de conquistadores de la Legión del Crepúsculo.

Las ilusiones saltaban y evitaban ataques, distrayendo a los vampiros el tiempo suficiente para que los piratas los neutralizasen.

Después de acabar con varios vampiros con el alfanje, Vraska gritó por encima del caos:

—¡Traedme al capitán!

Su llamada fue respondida con la aparición de un vampiro de armadura bruñida y dorada. Su coraza estaba llena por completo de románticos grabados y era casi una afrenta al clima tropical en el que se encontraban. Miró a los ojos a Vraska y cargó, con la espada en ristre y los colmillos fuera. La gorgona sonrió.

Vraska esquivó la espada del vampiro y comenzó a acumular la energía mágica que necesitaba para petrificar. Para ganar tiempo, atacó al capitán con su alfanje.

Este siseó y escupió, respondiendo a cada golpe con su arma.

Vraska se sorprendió cuando Jace apareció a su izquierda... y a su derecha. Las ilusiones gemelas confundieron al capitán lo suficiente para que Vraska consiguiera acertarle con el alfanje. Uno de los dos Jace logró asestarle también un puñetazo, y Vraska se dio cuenta de que estaba físicamente a su lado.

El vampiro esquivaba, bloqueaba y golpeaba mientras murmuraba una plegaria; no quitaba ojo a los clones de Jace, intentando distinguir cuál de ellos era el real.

Se escuchó un grito del auténtico Jace cuando el vampiro le agarró del cuello. El clon desapareció al instante mientras Jace cerraba los ojos con fuerza e intentaba soltarse. El vampiro abrió la boca... y entonces Vraska se interpuso. Miró a los ojos al capitán mientras liberaba toda la magia que había estado acumulando.

La piel y la armadura del vampiro se convirtieron en piedra.

Bajó la vista al suelo por un segundo, evitando los ojos de su tripulación a medida que la magia se disipaba; luego miró a Jace.

Este había logrado librarse del agarre del vampiro petrificado y ahora la observaba con expresión de sorpresa. Vraska se sintió incómoda; no por haberse mostrado tal y como era, sino porque el rostro que la miraba no estaba contraído por el horror, sino iluminado por la admiración.

Jace no tenía miedo. Al contrario: estaba fascinado.

Los vampiros que quedaban se arrodillaron en señal de sumisión bajo la supervisión de Malcolm y Amelia, que enseguida los ataron mágicamente con cuerdas y retazos de sus propias velas.

—Limpiad sus bodegas, tirad al mar todas sus armas y llevad a este a El Beligerante —dijo, dando una patada al capitán de piedra—. Creo que ya tenemos mascarón nuevo.

La tripulación se rio y Vraska sonrió durante un momento. Se dio la vuelta y regresó a su propio barco mientras los piratas comenzaban a desvalijar el de los vampiros.

El mago mental había resultado absurdamente útil.

Cruzó la plancha que separaba los dos barcos y Jace la siguió. Ya en la cubierta del otro barco, se acercó a hablarle.

—No sabía que podías hacer eso —comentó él.

—Pues... sorpresa —dijo Vraska encogiéndose de hombros.

—Oye, Vraska. —El tono de Jace era serio y honesto—. Estaba en apuros y me salvaste. Te lo agradezco.

La gorgona le miró, confusa.

—¿No tuviste miedo?

Jace negó con la cabeza.

—Creo que tienes mucho talento.

Vraska no supo qué responder a eso.

Los cumplidos le resultaban tan extraños como volar.

Jace le era útil. Quizás era mejor que lo mantuviese bien cerca de ella para poder utilizar sus habilidades.

Y así, Vraska habló con seguridad:

—Hace tiempo pensé que haríamos un buen equipo, Beleren, y parece que estaba en lo cierto. ¿Quieres quedarte con nosotros y ayudarme en mi misión?

La sonrisa de Jace se ensanchó. Era el gesto de un viajero curioso que acababa de descubrir un lugar nuevo.

—Me encantaría.


Archivo de historias de Ixalan
Perfil de Planeswalker: Vraska
Perfil de Planeswalker: Jace Beleren

Latest Magic Story Articles

MAGIC STORY

30 de Mayo de 2018

Regreso a Dominaria: episodio 12 by, Martha Wells

Historia anterior: episodio 11 —Con lo bien que iba todo... —dijo Liliana torciendo el gesto. Un trueno retumbó en la lejanía y la nigromante lanzó otro hechizo contra Yargle, para luego...

Learn More

MAGIC STORY

23 de Mayo de 2018

Regreso a Dominaria: episodio 11 by, Martha Wells

El sol estaba a punto de ponerse cuando el Vientoligero dejó atrás el océano y comenzó a sobrevolar la costa de Urborg. Gideon y Liliana se encontraban en el puente mientras Jhoira guiab...

Learn More

Artículos

Artículos

Magic Story Archive

¿Quieres más? Explora los archivos y sumérgete en miles de artículos sobre Magic escritos por tus autores favoritos.

See All

Este sitio utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, proporcionar funciones sociales y analizar el tráfico web. Al hacer clic en SÍ, darás tu consentimiento al uso de cookies. (Learn more about cookies)

No, I want to find out more